Colo Colo tuvo el debut goleador de Mark González

Era el primer amistoso de la temporada de Colo Colo con público y desde el punto de vista del resultado sin duda le resultó positivo: se impuso por 2 goles a 1 a Atlético Cerro, cuadro uruguayo que deberá enfrentar a Unión Española en la fase pre clasificatoria de la Copa Libertadores.

No fue, sin embargo, un partido interesante ni de alto vuelo. El cuadro uruguayo se mostró como un equipo bastante discretito y limitado, mientras que el Cacique –seguramente por esta tendencia de Guede a experimentar- ni siquiera mandó a la cancha a la totalidad de su equipo estelar: no consideró en su convocatoria a jugadores que, como Fierro, Bolados y el uruguayo Riveros, pudieron ser titulares o por último alternativas. El técnico albo prefirió utilizarlos en un amistoso matinal a puertas cerradas, dejando sólo juveniles en la banca para el compromiso con los “charrúas”.

No cabe duda de que Colo Colo ganó bien, pero tampoco quedan dudas de que, con este equipo, es muy poco lo que puede hacer en Copa Libertadores frente a un Botafogo que se ha reforzado hasta aquí con siete jugadores. Y es que mientras los dirigentes brasileños entienden que para afrontar un torneo internacional de esta envergadura es preciso invertir, los regentes albos han comprado lo que ha estado disponible y que signifique el menor costo posible. ¿A qué llegaron entonces las Sociedades Anónimas al fútbol chileno?

No se trata de echar la casa por la ventana. Menos de gastar lo que no se tiene. Pero Colo Colo algo recibió por el traspaso de Martín Rodríguez al Cruz Azul mexicano y es imposible, además, que de los 2,5 millones que pagó la “U” por Beausejour no quede un peso.

El tema es que este partido amistoso fue demasiado amistoso. En otras palabras, jugado a ratos a un ritmo de solteros contra casados y, por lo mismo, plano y aburrido. Fue, además, un partido muy poco serio: quedó meridianamente claro con la permanente actitud de los jugadores albos por hacer el gol de factura perfecta, que rompiera los moldes. Y así dejaron ir más de una oportunidad clara de vulnerar la portería “charrúa”.

Tampoco fue serio por el lado de Atlético Cerro. ¿Dónde se ha visto que un partido con un cuadro uruguayo en cancha termine con apenas una tarjeta amarilla, mostrada además en el minuto 85 y en ningún caso por una jugada violenta? Doble contra sencillo que esa actitud no la vamos a ver cuando llegue el momento de jugar por los puntos contra el cuadro hispano.

Destacado del partido fue, sin duda, el hecho que debutara Mark González y que a 13 minutos de su ingreso anotara su primer gol con la camiseta alba. Corrían 30 minutos cuando, tras un despeje, el Pajarito Valdés metió la pelota al área y el ex cruzado se zambulló en palomita para ganarle la posición al lateral Izquierdo. Guede, está claro, tenía pensado utilizarlo sólo unos minutos, pero la temprana lesión del volante Araya obligó al estratega albo a mandar a la cancha al zurdo.

Quien más debe haberse divertido con este partido debe haber sido, sin duda, Guede. Porque al salir Araya, soltó al peruano Gonzáles y como contención movió a Véjar, que había partido como lateral volante por la izquierda. Y reanudado el encuentro en su segunda etapa, dejó en el camarín a Barroso –víctima de un fuerte golpe en el primer tiempo-, movió a la posición de “stopper” por la derecha a Figueroa, mandó a Véjar a patrullar la banda derecha y al peruano Gonzáles a abrirse por la izquierda. Una golosina para el técnico del Cacique, que además se dio el lujo de hacer ingresar a dos juveniles: Alvarez y Berríos.

A los 37 minutos, en una de sus escasas llegadas, Atlético Cerro niveló la cuenta. Por la derecha, Luna pudo sacar el centro que Garcés sólo pudo manotear, y la pelota se elevó lo justo para que Andrés Barboza la mandara a las redes mediante golpe de cabeza.

A Colo Colo le costó retomar el dominio del partido en lo poco que quedaba del primer tiempo y mucho más en la segunda etapa. Ubicando Guede a Figueroa como “stopper” por la derecha, se privó en ataque del jugador que más problemas le había causado a la defensa uruguaya en la primera etapa. Pero tampoco pasó grandes zozobras. Este cuadro uruguayo careció siempre de la proverbial contundencia “charrúa” cuando juegan realmente en serio.

Colo Colo lo ganó tras superar largos minutos en que pareció haberse quedado sin ideas y sin recursos. Corría el minuto 69 cuando por fin los hombres albos encontraron la jugada bien urdida y limpia que parecían estar buscando hace rato, a despecho de un resultado que obligaba a la tanda de penales para dirimir quién se quedaba con el trofeo en disputa.

Véjar cargó por la derecha, combinó con el juvenil Berríos y este cedió a Paredes. El goleador se la devolvió a Vejar y este la alargó hacia la izquierda, por donde entraba Fernández completamente destapado. El volante tuvo incluso tiempo de medir el disparo antes de colocarla en el rincón más alejado del arco defendido por el meta Britos.

Así como Mark González tuvo un debut soñado con la alba, por haber convertido un gol, el juvenil Berríos también tuvo su oportunidad de transformar la noche en inolvidable. Pequeño de estatura, se anticipó a la defensa uruguaya en un tiro libre servido por Fernández y su cabezazo se fue a estrellar contra el vertical, cuando el meta del Atlético Cerro no tenía nada que hacer.

PORMENORES

Partido amistoso internacional.
Estadio: Monumental.
Público: 10 mil personas, aproximadamente.
Arbitro: Cristian Andaúr.

COLO COLO: Garcés; Zaldivia, Barroso (46´ Alvarez), Baeza; Figueroa, Araya (17´ M. González) (60´ Berríos), Valdés, Véjar; C. Gonzáles, Fernández; Paredes.

ATLETICO CERRO: Brito; Izquierdo, Techera, Pizzorno, Moreira (46´ G. Rodríguez); Tancredi (46´ Franco), A. Barboza (65´ Pellejero), J. Rodríguez; Klein y Luna (57´ Hernández).

GOLES: Mark González a los 30´ (cabeza), Andrés Barboza a los 37 (cabeza) y Fernández a los 69´.

Tarjeta amarilla: J. Barboza, de Atlético Cerro.