Colo Colo tuvo que echar mano a los “viejos estandartes”

Los ingresos de Valdivia y Paredes fueron vitales en el triunfo de 2 a 0 del “Cacique” sobre el cuadro nortino. Porque aunque ninguno de los dos hizo un partido descollante, ni mucho menos, igual demostraron ser más que los hombres que vienen jugando. El cuadro albo, no sin polémica, superó a un equipo que venía transformándose en su “bestia negra”.

Colo Colo no le ganaba a Deportes Iquique desde el año 2015. Desde entonces y hasta ahora, el cuadro nortino había logrado sentar supremacía sobre la escuadra alba, con tres triunfos y tres empates. Esta vez, sin embargo, el “Cacique” pudo imponer sus términos quedándose con los tres puntos al vencer por 2 a 0, pero no sin sufrimiento y una buena cuota de polémica.

Y es que, promediando la segunda etapa, Salinas logró tocar el balón que dio en el brazo de Zaldivia. Era penal, de acuerdo a los parámetros actuales, pero el pito Felipe González desestimó el cobro e hizo oídos sordos a los alegatos de la banca y de los jugadores iquiqueños. Y prácticamente en la jugada siguiente, Colo Colo abrió la cuenta mediante centro de Opazo y cabezazo de Mouche, tras gran habilitación de Valdivia.

El “Mago” llevaba apenas nueve minutos  en cancha, pero en ese breve lapso ya había justificado su inclusión en reemplazo del juvenil Alarcón, que con el correr de los partidos no logra superar su clara intrascendencia en el juego albo. Un pase filtrado de Valdivia había dejado completamente destapado por la banda izquierda a Opazo, quien tuvo tiempo de controlar el balón para luego ponérselo en la cabeza a Mouche.

Es verdad: Valdivia perdió varias pelotas e intentó varios pases de su marca que no siempre llegaron a destino, tal vez porque su prolongada ausencia de las canchas le quitó fineza, pero claramente tiene un peso específico al de un Alarcón que no influye mayormente ni en la marca ni en el juego. De partida, su sola presencia provocaba la preocupación de un Deportes Iquique que, en este campeonato al menos, no logra remontar el vuelo, al punto que sólo puede exhibir un trabajado triunfo frente a Universidad Católica.

Fue el propio Valdivia quien, a los 77 minutos, aseguró el triunfo albo. Metió otro centro Opazo, Paredes obligó al arquero Pérez a repeler con lo que fuera su cabezazo, y por la derecha apareció completamente destapado el “Mago” para cruzar el remate que llegó a las mallas.

Asunto liquidado. Deportes Iquique, salvo aplicación y orden, sobre todo en la primera etapa, no era mucho lo que había mostrado. Excepto aproximaciones, sus delanteros prácticamente no supieron procurarse ni una sola oportunidad de gol a través de todo el partido.

Cortés, pues, vivió una tarde más que tranquila frente a su ex equipo.

Como sea, y más allá de su victoria, este Colo Colo de Mario Salas no da para entusiasmar demasiado. Está más que claro, a estas alturas, que sin Valdivia y sin Paredes el ataque albo se antoja demasiado anémico. Ya se dijo de la intrascendencia de Alarcón como teórico armador de juego, sólo que a él hay que sumar un Costa que sigue sin justificar su llegada y un Vilches que, con pocos espacios, es incapaz de resolver problemas por sí mismo.

Tres jugadores en bajo nivel son demasiados para un cuadro con las aspiraciones que siempre tiene Colo Colo. El problema es que, también lo sabemos todos, estas alturas de sus carreras ni Valdivia ni Paredes están para los 90 minutos.

Colo Colo chocó todo el primer tiempo. Su juego anunciado, sin desborde por las bandas, excepto cuando aparecía Mouche, fue ideal para un Deportes Iquique que, más que a jugar, vino a enredar. Más que buscar, el equipo del Vitamina salió a tratar de que el rival no encontrara.

Y le estaba resultando, hasta que Salas decidió mandar a la cancha primero a Valdivia y minutos más tarde a Paredes. Y aunque ni el volante ni el goleador cumplieron un partido descollante, ni mucho menos, igual le cambiaron el rostro a un Colo Colo que, por lo visto, en este campeonato tendrá la eterna disyuntiva: o poner tipos más jóvenes y más vigorosos, pero sin grandes condiciones futbolísticas, o jugársela por esos viejos estandartes que, a pesar de todo, siguen marcando diferencias.

PORMENORES

Torneo Nacional. Partido válido por la sexta fecha.

Estadio: Monumental.

Público: 22.826 espectadores.

Arbitro: Felipe González.

COLO COLO: Cortés; Campos, Zaldivia, Insaurralde, Opazo; Alarcón (57’ Valdivia), Pavez, Suazo; Costa (79’ Morales), Vilches (68’ Paredes), Mouche.

D. IQUIQUE: Pérez; Berríos, Imperiale (46’ Blásquez), Zenteno, Piñones; Leal, Miño, Castro, Salinas (68’ Cubillos); Donoso y Barbieri (60’ Fernández).

GOLES: Mouche a los 66’ (cabeza) y Valdivia a los 77’.

Tarjetas amarillas: en Colo Colo, Pavez y Valdivia; en Iquique, Miño y Donoso.