Colo Colo vivió una jornada de contradicciones

El elenco albo se impuso 5-4 a Deportivo Cali en amistoso jugado en el Monumental combinando una muy mala línea defensiva inicial con un gran poder goleador encabezado por el joven Damián Pizarro.

Por SERGIO GILBERT J. / Foto: TWITTER

Sí, claro. Se trataba de un partido amistoso armado casi como una forma estirar las piernas durante la inter-temporada, pero igual el hincha colocolino estaba enrabiado al terminar el primer tiempo ante Deportivo Cali.

Y es que los colombianos se iban a los camarines venciendo 4-2 redondeando una victoria construida en base a buenos contraataque ideados por las bandas y la pésima actuación de la línea defensiva de los blancos constituida por González, Saldivia y Wiemberg.

Ni siquiera la buena actuación de Bouzat por el sector izquierdo a la hora de atacar (con gol incluido), el buen pie de Palacios para hacer jugar a sus compañeros (en mejor condición física que en los meses anteriores) y el gol revindicador de Damián Pizarro (quien por fin recogió un rebote como se espera de un atacante central), fueron suficientes para aminorar la rabia. Colo Colo estaba perdiendo simple y sencillamente por incapacidad individual y colectiva y error de marcaje de su mediocampo.

Por eso es que el segundo tiempo le imponía al DT Gustavo Quinteros la misión de arreglar de alguna forma el entuerto para no transformar el amistoso en una tragedia griega. Y el entrenador asumió el desafío y le apuntó.

Primero, sacó a Ramiro González de la defensa y devolvió a Maxi Falcón a su puesto. Luego, eliminó al extraviado Wiemberg y puso a Thompson, para dejar la defensa con línea de cuatro y la delantera con línea de tres (sacando también a un irrelevante Benegas, sustituido al mismo tiempo por el colombiano Castillo).

Acierto pleno. Colo Colo se reordenó defensivamente y subió su potencial ofensivo al punto que le dio para dar vuelta el marcador. Primero fue Thompson el que acercó las cifras. Luego Damián Pizarro el que puso el empate con un jugadón personal y, al final, fue el paraguayo Darío Lezcano -quien había entrado a la cancha casi solo para que Damián Pizarro se fuera entre aplausos- el que terminó de dar vuelta el partido en favor de los albos con un cabezazo.

A los hinchas les faltó garganta para gritar por un triunfo agónico. Y ya ni se acordaban lo que estaban pensando 45 minutas antes.

Una jornada de contrastes en el Monumental.

PORMENORES: Estadio: Monumental. 

Público: 9 mil personas, aprox. 

Árbitro: Fernando Véjar. 

COLO COLO (5): F. de Paul; R. González, A. Saldivia, E. Wiermberg; J. Rojas, V. Pizarro, E. Pavez, A. Bouzat; C. Palacios; L. Benegas y D. Pizarro, DT: Gustavo Quinteros. Cambios: 46’, M. Falcón por González; 60’, J. Thompson por Wiemberg y F. Castillo por Benegas; 76’, C. Fuentes por V. Pizarro; 86’, D, Lezcano por D. Pizarro. 

DEPORTIVO CALI (4): J. Wallens; A. Gutiérrez, J. Díaz, G. Mera, B. Montaño; J. Vásquez, F. Castro, K. Salazar, A. Arroyo; K. Viveros y G. Ramírez. DT: Jorge Luis Pinto. Cambios: 62, A. Parra por Salazar y R. Bustamante por Arroyo; 72’, R. Murillo por Ramírez; 84’, K. Saucedo por Castro y E. Camargo por Viveros. T. Amarilla: V. Pizarro (CC). Goles: 8’ y 25’, Ramírez (DC); 18’ y 80’, D. Pizarro (CC); 29’ y 40’, Viveros (DC); 32’, Bouzat (CC); 74’, Thompson (CC); 92’, Lezcano (CC).