Colombia: ¿cómo sobrevivieron los niños perdidos durante 40 días?

El alimento principal fue la fariña, una harina gruesa, un producto ancestral de los pueblos indígenas de la Amazonía.

Por ANDRÉS ALBURQUERQUE / Foto: TWITTER

Consumado el milagro de que estuvieran con vida, faltaba conocer la forma en que los cuatro niños indígenas colombianos se mantuvieron en forma durante los casi 40 días que estuvieron perdidos en la selva amazónica.

Revisados por médicos, la conclusión fue unánime: los niños perdidos en la selva del Guaviare se encuentran en buen estado general. Con algunas picadas de insectos, cierto grado de deshidratación y debilidad general, pero bien.

Según confidenció Fidencio Valencia, abuelo de los extraviados, los menores lograron sobrevivir gracias a la fariña, un tipo de harina gruesa que se hace con la yuca amarga, y que forma parte de la dieta tradicional de los pueblos indígenas que viven en la zona de la Amazonía colombiana.

Como parte de la Operación Esperanza, nombre que se dio a la búsqueda, los militares lanzaron desde el aire cientos de kits de supervivencia que contenían, entre otros suministros, agua, suero y fariña. Pero los niños no encontraron ninguno.

“Nunca pensamos que los íbamos a encontrar así de bien. Cuando se accidentó el avión, ellos tuvieron la precaución de sacar fariña y con eso sobrevivieron. Cuando se les acabó, comenzaron a comer pepas y semillas de plantas que conocían”, dijo Valencia.

La yuca amarga o brava es un tubérculo venenoso y necesita un proceso especial para que pueda ser comestible. Pero es una raíz que las comunidades indígenas han comido durante siglos, y es rica en nutrientes, calorías y tiene un alto contenido de almidones.

“En total comieron unos tres kilos de fariña. Días después del accidente, comieron la fariña que habían llevado allí… pero cuando se quedaron sin comida, decidieron buscar un lugar donde pudieran seguir con vida”, dijo el brigadier general Pedro Arnulfo Sánchez Suárez, comandante conjunto de Operaciones Especiales de las Fuerzas Militares

Contó que cuando fueron encontrados, “estaban desnutridos, pero plenamente conscientes y lúcidos. Sus orígenes indígenas les permitieron adquirir cierta inmunidad contra enfermedades de la selva y el hecho de tener conocimientos de la propia selva (saber qué comer y qué no), así como encontrar agua, les mantuvo con vida, lo que no habría sido posible si no estuvieran acostumbrados a ese tipo de entorno hostil”.

Fue así como lograron salir con vida Lesly Jacobombaire Mucutuy, de 13 años, Soleiny Jacobombaire Mucutuy, de 9, Tien Ranoque Mucutuy, de 5, y la bebé Cristin Ranoque Mucutuy, de uno. Y todos coinciden en que la heroína fue Lesly, quien asumió el mando del grupo, cuidó y alimentó a sus hermanos. La verdadera artífice del milagro.