Columna de Ele Eme: Boceto de una anticolumna

Se me cae la cara al decirles esto. No está listo el texto asignado a esta página. El tema y sobre todo el enfoque que fueron propuestos están siendo evaluados. De momento sólo puedo ofrecerles el diálogo con mi editor, para darles algún contexto. Y la promesa de que esto no se repetirá.

Por ELE EME / Foto (referencial): ARCHIVO

Editor (en adelante, E): ¿Qué podemos escribir, Ele? Con el fútbol en receso quizá no tengas tanto tema.

Ele Eme (EM): Al contrario, jefe. Sin la pelotita yendo y viniendo afloran los temas de fondo.

E: ¿Por ejemplo cuál?

EM: Lo machista que es el fútbol chileno y todo lo que se mueve alrededor de él.

E: Se te cayó la premisa: hace dos minutos puse el Canal del Fútbol y está relatando Rocío Ayala, la hija de Gerardo (N. de la R.: un periodista deportivo de vasta trayectoria).

EM: Pero una golondrina no hace verano. Se me vienen a la cabeza más ejemplos. Y a borbotones, ¿eh? Como las metáforas y los epítetos le venían a la cabeza a Peter Veneno.

E: ¿A ver?

EM: El feo gesto de Romai Ugarte a alguien detrás de cámara cuando hablaba Grace Lazcano, como si ella estuviese haciendo sexo oral, queriendo decir que estaba siendo muy zalamera con alguien.

E: Me extraña, viejito. Eso pasó hace mucho. Esto es El Ágora, un periódico digital que está encima de la noticia. No es un libro recopilatorio de momentos televisivos.

EM: Tengo más, tengo más. Lo que pasa es que quizá nunca nos detuvimos a analizar esto del machismo en el fútbol. Estábamos rodeados de ejemplos, pero todos normalizados. Era un salvajismo consensuado, normalizado.

E: A ver, más botones de muestra, que todavía no me convences.

EM: ¿Cuándo fue la última vez que vio que algún canal transmitiera un partido de fútbol femenino? Mejor: ¿ha visto alguno?

E: Habría que preguntarle a Cicuta. Él ve tele todo el día.

EM: Es una rareza que den fútbol femenino. De la boca para afuera se incentiva ese frente, pero nunca las muestran. Yo me entero por Twitter de uno que otro resultado del torneo local de futbolistas mujeres.

E: Pero hay un par de guardalíneas mujeres…

EM: Ah, sí. Ninguna ha arbitrado. A propósito, en el Monagas-Colo Colo de lo único que hablaban los hinchas en las redes sociales era de la guardalíneas brasileña.

E: Uy, síííí. Exquisita ella. Me recordó a Karen Ludueña.

EM: ¿Karen cuánto? Ludueña. Una diosa que alguna vez conocí (suspiro).

E: En fin… Ya vio el caso de Jhordy Thompson. Gil se hizo el ídem cuando declaró y dijo que “lo que le pasó a él” (¿?) es algo extrafutbolístico, por lo que no iba a hablar de ello (¿¿¿???), mientras “el profe” Quinteros, que se supone que debe dar el ejemplo, aseguró que de la segunda agresión a su ex pareja (de la que se sabe…) era tan culpable él (victimario) como ella (víctima) (¿¿¿¿¿¿??????) “por acercarse a él” y lo volvió a citar y a hacer jugar, alegando, desafiante, que “no me importan las críticas” –provenientes, entre otras partes, de las mismas futbolistas mujeres de Colo Colo–.

E: Te sigo…

EM: Está el numerito de Tagle, Milad y el caramelo. Hace poquito, cuando el presidente de la ANFP le dijo al mandamás de la Católica que dijo estar de acuerdo con esta tontera de que los papitos corazón no pudieran entrar a ver fútbol si no estaban al día con sus pensiones alimenticias para estar bien con las autoridades de gobierno. Eso refleja la torcida y miope cosmovisión de esta gente.

E: Churra, ahora te metiste con la política…

EM: Y la guinda de la torta, “El trovador del gol”, Alberto Jesús López…

E: ¡Epa! No podrías decir su nombre.

EM: ¿Por qué no? El tipo ya fue encontrado culpable de agresión intrafamiliar. No está tras las rejas solamente porque llegó a un acuerdo reparatorio con su víctima. A menos de una semana del dictamen radio ADN no lo ha puesto de patitas en la calle. Blindaje corporativo.

E: Mmm. Podría ser. Déjame darle una vuelta. No te aseguro nada.