Columna de Francisco Ceresuela: Los Panamericanos y los futuros desafíos

Sólo cabe dar la enhorabuena, sin excepción, a todos aquellos que estuvieron involucrados en los Juegos de Santiago 2023. Y a pensar en cómo aprovechamos la tremenda experiencia.

Por FRANCISCO CERESUELA / Foto: ARCHIVO

Frente a los futuros desafíos que nos impone la movilización deportiva nacional y la gran calidad de la infraestructura que heredamos de los Juegos Panamericanos y Parapanamericanos Santiago 2023, sugiero algunos próximos pasos.

Incentivar los campeonatos nacionales, federados, universitarios y escolares, para que los chilenos de Arica a Magallanes usen y se motiven con tamaña infraestructura. Una iniciativa práctica sería dejar activa la base operativa de Santiago 2023 y aprovechar su experiencia en la organización de torneos que permita una constante de este tipo de eventos.

Ya hubo un equipo organizador del Mundial sub 17 de fútbol el 2015 que no participó en Santiago 2023 y ojalá no desaprovechemos experiencias de los ejecutivos en los recientes Panamericanos en el próximo Mundial sub 20 de fútbol .

En lo institucional, junto con consagrar constitucionalmente el derecho ciudadano al deporte y el deber estatal de fomentarlo, hay que modernizar el estatuto jurídico de federaciones, asociaciones y clubes para asegurar una gobernanza sostenible en lo social y financiero y, de paso, garantizar que efectivamente el rol principal de estas entidades sea el fomento del deporte.

Es conveniente ampliar el apoyo al deportista durante toda su carrera y no sólo en la última milla de la alta competencia, colaborando desde el principio con la familia que es el único sostén en la etapa preliminar. Hay que considerar beneficios tributarios a los padres de los deportistas, porque apoyar a un deportista es un gasto extra, desde financiar la implementación deportiva, hasta los viajes a competencias, pasando por alimentación especial, médicos, kinesiologos, sicólogos, etc.

Las facilidades en el estudio pasan por tener mas empatía y cargas académicas más flexibles por parte, tanto de los centros de estudios, como de los profesores, en especial los universitarios, con los alumnos deportistas.

Son necesarias más horas de educación física, pero también mejor infraestructura deportiva en los colegios y que estos sean abiertos a la comunidad para continuar con la práctica deportiva fuera del horario de clases.

Los barrios deben tener infraestructura deportiva bien mantenida y con gestores técnicos para explotarla con un uso efectivo, lo que también hay que hacer en los parques y espacios abiertos de cada comuna.

La experiencia demuestra la conveniencia de replicar la institución del head coach en la mayor cantidad de deportes posibles.

Y algo muy especial es instalar el servicio militar deportivo, que permita a deportistas vivir y practicar en recintos militares que tengan infraestructura deportiva y en un régimen especial.

Hay que aprovechar las redes de ProChile y el mundo empresarial exportador para ampliar las oportunidades de formación, entrenamiento o competición en el exterior.

Respaldar al Ministerio del Deporte, al IND y a los miles de funcionarios expertos que viven para el deporte y muchas veces carecen de recursos y respaldo para sus tareas. Crear una comisión nacional del deporte integrada por todos los ministerios involucrados tales como los de Deporte, Educación, Salud, Desarrollo Social, Obras Públicas, Vivienda y Urbanismo e Interior, que instale al deporte como un tema relevante y prioritario y articule lo que necesita para que sus programas se ejecuten efectivamente.

En suma, generar un ecosistema deportivo virtuoso, que involucre a muchos actores e impacte en muchas dimensiones, porque en el deporte no sólo hay infraestructura, competencias, medallas y espectáculos, también hay salud, calidad de vida, seguridad ciudadana, medio ambiente, valores, habilidades sociales, inclusión y paridad de género y, por sobre todo, un mejor país diariamente y en todo el territorio. ¡Viva el deporte !

Francisco Ceresuela Muñoz

Abogado y dirigente deportivo.