Columna de Gerardo Silva: Mi apuesta para la definición del descenso

Deportes Copiapó y Magallanes llegan a la última fecha con una espada pendiendo sobre sus cabezas. La ventaja de los nortinos en que tienen dos puntos más que la Academia y que, con Ivo Basay en la banca, no han perdido como locales.

Por GERARDO SILVA / Foto: ARCHIVO

Los partidos definitorios para mantener la categoría en la serie de honor del fútbol chileno serán duros y complejos, y aunque personalmente, como ex entrenador de Deportes Copiapó, no puedo esconder el inmenso deseo de que los “Leones de Atacama” se mantengan en la serie, pero hay que ser objetivos y ofrecer una opinión fundamentada.

Magallanes enfrenta en su último partido a Coquimbo Unido, éste no es cualquier Coquimbo, es el Coquimbo pragmático, equilibrado y eficiente de Fernando Díaz, un equipo que ha rescatado 15 puntos de 42 disputados como visitante. Magallanes, en tanto, como local ha rescatado 16 puntos de 42 puntos disputados, ambos equipos en la condición que van a enfrentar el último partido ostentan 38.0% el local y 35,7 % la visita, rendimientos parejos.

La propuesta táctica de ambos equipos debido a las circunstancias, hace esperar un partido de ida y vuelta, durísimo. El albiceleste de Mario Salas, muy necesitado de puntos, seguramente apostará al buen funcionamiento colectivo de las últimas fechas, una mixtura perfecta entre jugadores jóvenes y otros con mucha experiencia, intentará sorprender para ponerse en ventaja tempranamente y desde ahí empezar a manejar el resultado tal y como lo hizo frente a Audax Italiano, dónde pudo conseguir tres importantes puntos.

Por su lado, el experimentado Fernando Díaz es un técnico que prefiere los equilibrios, es un equipo que se compacta en 35 metros, que defiende con mucha gente y genera también un buen volumen ofensivo, en cualquier momento puede desnivelar el partido.

Será un verdadero partido de ajedrez, se enfrentan dos técnicos chilenos estudiosos, capacitados y comprometidos, que harán todo lo posible por ganar el partido, sin embargo, según mi apreciación, creo no se sacarán ventajas. Lo que sí aseguran Mario Salas y Fernando Díaz, es que será un partido digno de ver, porque no se escatimarán esfuerzos para vencer (son muchísimas cosas las que se juegan en 90 minutos).

Mientras tanto, en el norte del país, específicamente en el gramado sintético del Luis Valenzuela Hermosilla, Deportes Copiapó jugará el segundo partido más importante de su historia. El primero fue en el estadio Zorros del Desierto, de Calama, temporada 2022, donde el León de Atacama venció por 5-0 y consiguió el ascenso, a primera división.

Ahora, de la mano de Ivo Basay, jugará para mantenerse en la categoría. En la era Basay, ha jugado 15 puntos como local de los cuales ha conseguido 11, un 73,3% de rendimiento; en cambio Everton, su último rival de la temporada, ganó 24 puntos de 42 posibles como visitante, con un 57,1%, un rendimiento que amenaza y pone en jaque la permanencia de Deportes Copiapó.

No obstante, la ventaja de 16,2 puntos porcentuales de Copiapó sobre Everton de Viña del Mar, le permite abrigar esperanzas en un desenlace triunfal este sábado.

Todos estos datos que he intentado recabar son sólo un antecedente más, después hay que jugar el partido, acá puede suceder un montón de circunstancias que cargarían la balanza para uno u otro costado, sin embargo creo que los “Leones de Atacama” tienen la primera opción de quedarse en la serie de honor, no sólo por los dos puntos de ventaja que tienen sobre la Academia, sino por el, quizá más relevante, hándicap de la localía.

Sólo para ponerle más ingredientes a este fin de semana no apto para cardíacos, decir que Mario Salas ha hecho un gran trabajo y ha logrado levantar a Magallanes llegando hasta la última fecha con opciones, sin embargo en toda la temporada no ha logrado ganar tres partidos consecutivos. Por otro lado, decir que al “Nano” Díaz, no cualquiera le gana un partido, hay que tener muchas virtudes para hacerlo.

Y señalar que Everton en la temporada 2023 sólo ganó un partido jugando de visita en cancha sintética y que Deportes Copiapó de la mano de Basay nunca perdió en el sintético de la Avenida Copayapu.

Por todo lo expresado en esta columna y amparado en estos argumentos, apuesto por la permanencia del León de Atacama en la primera división del fútbol profesional chileno.