Columna de Gerardo Silva: Una discusión estéril que no produce ningún efecto positivo

He estado leyendo atentamente una serie de comentarios post mundial de hinchas, seguidores, aficionados y profesionales del fútbol, haciendo análisis, evaluaciones, juicios morales y también acudiendo a datos numéricos objetivos, para legitimar su tendencia.

Por GERARDO SILVA / Foto: FIFA

Las opiniones son diversas con relación a quién es el mejor jugador de la historia del fútbol, hablan con una seguridad impresionante, llena de pasión que verdaderamente sorprende, se refieren a Diego Armando Maradona, Edson Arantes do Nascimento y a Lionel Messi como los dioses del deporte rey, intentando dirimir quién de los tres, definitivamente fue el mejor, como si el fútbol lo practicaron de manera exclusiva y sin compañeros, y que después de ellos no se juega más.

Somos testigos de debates interminables, se generan sin una conclusión certera, «jamás habrá consenso».

Sin duda, estos tres futbolistas extraordinarios, fuera de serie, marcaron una época en el balompié mundial, con su juego alegre, agradable visualmente, exitoso y ganador, dueños de un singular talento. Los tres poseen un montón de similitudes, empezando por la posición dentro del campo de juego y por las características individuales, que si bien difieren en algunas, en la gran mayoría se asemejan un montón.

El fútbol sugiere variadas facetas y características, es un juego físico, técnico, táctico, añadimos a eso la fortaleza mental y el reglamento, que a través de los años se ha hecho más riguroso y exigente. Sus modificaciones han provocado una metamorfosis futbolística, hoy se protege al habilidoso que ofrece espectáculo, algo que no siempre sucedió, lo menciono como para aportar un ítem más a esta comparación estéril y sin sentido.

El fútbol es un juego de equipo en una permanente y sostenida evolución, once futbolistas con diferentes características y funciones, dentro de un plan, sistema y organización de juego, por lo tanto sus intervenciones serán diferentes, con un propósito común.

Los protagonistas del juego deben tener un montón de cualidades, adaptarse a los diferentes sistemas, hacerse compatible con cada uno de sus compañeros y ofrecer su mejor versión de acuerdo a los requerimientos del entrenador.

En esta dinámica siempre destaca el que posee mejores condiciones técnicas y se relaciona mejor con el balón, quizá esto nos confunde a la hora de elegir al mejor de los mejores.

Otorgar el premio al mejor futbolista del mundo al mejor dotado técnicamente para mi gusto es discriminatorio, y exagerado. Sepp Maier, fue uno de los mejores arqueros del mundo, Elías Figueroa y Franz Beckenbauer fueron dos grandes zagueros centrales, Cafú, Júnior, Roberto Carlos, están entre los mejores laterales del orbe, y así sucesivamente, pasando por las diferentes puestos y funciones.

Por eso es muy difícil otorgar un galardón único y exclusivo, el fútbol está lleno de variables. «Hasta para elegir al mejor del partido se hace difícil, se han puesto a pensar ustedes si Dibu Martínez, arquero del seleccionado argentino, no se hubiese lucido milagrosamente en el último minuto del tiempo adicional de la final frente a Francia en Mundial de Qatar, lo más probable es que el mejor jugador hubiese sido Kyllian Mbappé y no Lionel Messi. Y, de paso, el propio Martínez no hubiese conseguido el premio al mejor arquero.

Así es el fútbol, «una jugada lo cambia todo», el fútbol es colectivo, es imposible que haya sólo un mejor jugador del mundo, a lo menos son once mejores jugadores del mundo, cada uno en su puesto y función.

Aún así, es muy difícil que nos pongamos de acuerdo en un once ideal histórico del fútbol mundial, intentar hacerlo produce un desgaste inútil, sin sentido. Lo que debemos hacer como amantes del fútbol, es disfrutar a cada uno de los futbolistas que nos ofrece un gran espectáculo.

El fútbol es mucho más que un caño, un dribling, una buena conducción, un buen control o un magnífico regate.

Definitivamente, se hace imposible catapultar a un solo futbolista como el número uno en la historia del fútbol mundial, sugiero seguir disfrutando a cada uno de los deportistas que nos hacen emocionar con las bondades del fútbol.