Columna de José Miguel Ortiz: En política los amigos también son efímeros

El Presidente tomó la decisión de cambiar el gabinete en un período, como nunca antes, muy polarizado, y donde han reaparecido todas aquellas malas y pequeñas prácticas politiqueras.

Por JOSÉ MIGUEL ORTIZ / Foto: PRESIDENCIA

Los cambios de gabinete se hacen y no se anuncian y justamente eso hizo hoy el Presidente de la República. Sin embargo, debemos reconocer que éste tuvo especiales ingredientes; en la previa había renunciado al Ministerio de Desarrollo Social, Giorgio Jackson, quien se sindica como uno de los cerebros de lo que significa el escándalo del “Caso Convenios”, además, era su partner, su amigo y sabemos que el Presidente sabe crear vínculos profundos al respecto, tiene una conocida cercanía y gestos cariñosos sin ningún pudor.

Ya había tenido que dejar ir a otra cercana y amiga: Izkia Siches.

Se fue Marco Antonio Ávila. Él es el mejor ejemplo del chileno que ha surgido a punta de esfuerzo y sacrificio, sus modales dan cuenta de ello. Se trata de un profesor sin ningún aire de divo, quien además sabe de la temporalidad acotada de lo que era su cargo. Lo más seguro es que en cualquier lugar mantendrá su sencillez y ganas de hacerlo lo mejor posible. Una persona afable y respetuosa, algo no muy común en el mundillo político.

El caso del ex ministro de Cultura es distinto, Jaime De Aguirre, el breve, venía de la televisión abierta y comercial, su salida tiene que ver con las sospechas que se instalaron en su cartera, en medio de una crisis, que sólo en su arista judicial, tiene al menos para un año más, entre investigaciones, formalizaciones y fallos.

También se despidió Marcela Hernando, ex ministra y ex parlamentaria de Antofagasta, a quien salpicó el escándalo de Democracia Viva, descubierto por un medio digital antofagastino que se la jugó ejerciendo un riguroso periodismo de investigación.

Javiera Toro, sólo fue parte de un enroque; desde Bienes Nacionales a la siempre deseada cartera de Desarrollo Social.

A Minería vuelve Aurora Williams, ex ministra en el segundo período de Michelle Bachelet. Y debutan la actriz Carolina Arredondo en la cartera de Cultura y la periodista y ex dirigente gremial Marcela Sandoval en el Ministerio de Bienes Nacionales.

Éxito a los nuevos secretarios de Estado y mucha suerte, la que sin duda necesitarán. En un período, como nunca antes, muy polarizado y donde han reaparecido todas aquellas malas y pequeñas prácticas politiqueras, las que sólo dañan toda la actividad y dejan de lado la esencia de ésta, buscar las formas y mecanismo de mejorar la vida de los chilenos.

Confiamos en que el Presidente y su equipo, ahora sí, dejen todo en la cancha; la Patria y los chilenos así lo exigen.