Columna de Pedro Lira Bianchi: Juegos Deportivos Nacionales y Paranacionales, materia pendiente y renovación necesaria

El éxito de Santiago 2023 nos debiera llevar a pensar a los chilenos y chilenas cómo podemos aprovechar los diferentes impulsos que se han dado con los Juegos para tener un futuro más promisorio en esta área del desarrollo.

Por PEDRO LIRA BIANCHI / Foto: AGENCIAUNO

Estamos a mitad de camino. El 5 de noviembre se clausuraron los XIX Juegos Panamericanos Santiago 2023 y, en una semana, el 17, se abrirán los Juegos Parapanamericanos. Aún está vivo el “bálsamo” que significó el primer evento y esperamos que el segundo sea similar. Hay un cúmulo de enseñanzas sobre lo experimentado. Éstas tendrían que servir para mirar el presente y el futuro, tanto del alto rendimiento en Chile, como de la educación física y la actividad física en el país, las dos últimas con indicadores al debe para el desarrollo de nuestra sociedad.

Como parte de la clausura de los Juegos Panamericanos en el estadio Bicentenario de la comuna de La Florida, hubo un espacio ya ritual: entregar la bandera de PanamSports a la ciudad que albergará los eventos continentales en 2027. Las autoridades chilenas, a través de Neven Ilic, presidente de PanamSports, le depositaron en sus manos a la ministra del Deporte de Colombia, Astrid Rodríguez, el emblema deportivo de América. El puerto caribeño de Barranquilla, capital del departamento del Atlántico, será la sede principal de los XX Juegos Panamericanos y los Juegos Parapanamericanos, acompañada por las también ciudades caribeñas de Cartagena de Indias y Santa Marta.

La delegación colombiana en Chile fue de 390 atletas. Parte importante de ellos regresó al aeropuerto El Dorado de Bogotá el pasado día 6. Desde allí volaron nuevamente a sus ciudades departamentales, pero no a descansar. Tenían tiempo para entrenar y estar unos días con los suyos porque debían partir nuevamente. No al extranjero, sino que debían dirigirse a las principales ciudades del Eje Cafetero: Pereira, Manizales y Armenia, que junto a Cali y Bogotá serán sede de los XXII Juegos Deportivos Nacionales y Paranacionales entre el 11 de noviembre y el 10 de diciembre.

La sede se decidió hace cinco años y se presentaron cinco postulaciones. El Ministerio del Deporte de Colombia decidió por el Eje Cafetero, donde se produce y toma el mejor café del mundo. Según el Diario de Pereira, se reunirán 10.713 deportistas de 33 departamentos, 7.889 para los Juegos Nacionales y 2.842 para los Paranacionales, quienes competirán en más de 40 deportes, apoyados por 3.200 voluntarios. ¿Cuánto le cuesta este proyecto a Colombia? Aproximadamente 27 millones de dólares, aportados por el gobierno central y los departamentos organizadores.

REIMPULSAR SANTIAGO 2023

Lo anterior nos debiera llevar a pensar a los chilenos y chilenas cómo podemos aprovechar los diferentes impulsos que se han dado con los Juegos de Santiago 2023 para tener un futuro más promisorio en esta área del desarrollo. Una de las posibilidades es retomar la organización de los Juegos Nacionales y Paranacionales para Chile.

Durante Santiago 2023, estuvo en nuestra capital, asesorando a PanamSports, el dirigente y experto en gestión deportiva, el colombiano Fabio Ramírez. Él vivió y apoyó al Comité Olímpico de Chile en el 2010. Luego volvió para ayudar a la organización de los Juegos Suramericanos y Parasuramericanos del 2014. Una de las constantes afirmaciones de Ramírez en el 2010 fue que el despegue para el deporte chileno, tanto del alto rendimiento como de la descentralización deportiva, podía hacerse a través de un plan de desarrollo mediante los Juegos Nacionales.

Para Fabio Ramírez “los Juegos Nacionales en Colombia son el mayor evento deportivo del país, que se hacen cada cuatro años y están amparado por una ley. Esta ley -añade- determina que los Juegos son el inicio del ciclo olímpico, es decir, abarcan los eventos nacionales e internacionales que se desarrollan de ahora en adelante, no sólo hasta París 2024 o Barranquilla 2027, sino que pueden trascender. Estos Juegos -acota- se han transformado en Colombia en una forma de vida y en una herramienta de cambio social para los 33 departamentos del país”.

Los Juegos Nacionales se organizan en Colombia hace 88 años. En sus primeras versiones fueron pequeños y discontinuos. Desde los ’70, poco después de los Juegos Panamericanos de Cali de 1971, tomaron vuelo y fueron el camino para el despegue del deporte competitivo colombiano. Pocos años después, en 1990, Colombia aprobó su nueva Constitución. En el Capítulo 2°, sobre los Derechos Sociales, Económicos y Culturales y en su Artículo 44, acerca de los derechos del niño, quedó plasmada la obligación del Estado con la vida, la integridad física, la salud y la recreación. Al mismo tiempo, en su Artículo 52, la nueva carta magna de Colombia dice: “Se reconoce el derecho de todas las personas a la recreación, a la práctica del deporte y al aprovechamiento del tiempo libre”.

RESCATAR LOS JUEGOS NACIONALES EN CHILE

El colombiano Fabio Ramírez conoce la realidad deportiva de Chile. Él insiste en que los Juegos Nacionales debieran ser importantes para nuestro país. “Para su desarrollo deportivo general, Chile podría rescatar sus Juegos Nacionales, entre otras razones, porque estos generan y renuevan a deportistas y técnicos, renuevan la infraestructura y los equipamientos deportivos, que no paran de avanzar en forma constante”.

En el 2013, el subsecretario del Deporte de aquel entonces, Gabriel Ruiz-Tagle, aprobó la idea de los Juegos Nacionales en Chile. El ex jefe de División de Deportes, Jorge Silva, y la ex jefa del Deporte Competitivo del IND, María José Pradenas, organizaron el evento. Participaron 15 regiones (aún no existía Ñuble) y se compitió en seis deportes. El evento se hizo nuevamente en 2015 en Santiago, agregando los Juegos Paranacionales; el 2017 se organizaron en el Biobío y el 2019 se volvió a Santiago. Nunca más se supo de ellos. La pregunta es si se había entendido su propósito.

Sorpresivamente, en marzo de 2023, el presidente del Comité Olímpico de Chile, Miguel Ángel Mujica, viajó a Temuco. Allá, junto al Concejo Municipal en pleno, anunciaron que en el 2024 los Juegos Nacionales se harían en la Región de La Araucanía con cerca de 3.000 deportistas y con unos 20 deportes. Mujica declaró: “Tener unos Juegos Nacionales es una gran noticia para todo el deporte chileno, especialmente para nuestras federaciones, ya que es una manera de visibilizar y potenciar la competencia interna. Ahora -agregó el presidente del COCH- tenemos que afinar el proyecto con todas las entidades interesadas, llámase gobiernos regional, Mindep, IND y las federaciones”.

Fuentes cercanas a la materia, precisan que las autoridades locales de Temuco tomaron contacto con el COCH porque tienen la idea de llevar eventos deportivos a esa región para demostrar que en esa complicada zona es posible levantar proyectos país, donde tomen parte jóvenes de todo Chile.

Los Juegos Deportivos Nacionales y Paranacionales son una excelente idea. Si ésta se retoma, tiene que hacerse en serio y con continuidad, más allá de los gobiernos que tomen el poder a futuro. Una ley al respecto, como lo hizo Colombia, es una idea para tomarla en cuenta.

El colombiano Fabio Ramírez, sobre la base del éxito social y deportivo que ha habido en su país con este evento, hace una reflexión: “El resultado de Chile en Santiago 2023 es muy importante, aunque se ganó una medalla menos de oro, pero se ganaron muchos segundos y terceros lugares que antes no estaban. Entonces, si los Juegos Nacionales han sido un legado para Colombia, para Chile puede ser lo mismo. El medallero chileno de Santiago es un legado y hay que pensar y repensar el futuro porque los hechos muestran que se puede seguir mejorando. Siempre estos procesos hay que someterlos a un análisis para ver que sigue y qué se cambia”.

La propuesta encaja perfectamente con el punto 2.4 del programa de deportes del gobierno de Gabriel Boric. Éste dice: “Reforzaremos y reestructuraremos el sistema nacional de competencias, potenciando los Juegos Nacionales y Paranacionales…”.

Como hasta ahora nada se ha sabido por parte del Estado, éste tiene la palabra.

PEDRO LIRA

Periodista de la Universidad de Chile, analista de políticas deportivas, profesor de Institucionalidad Deportiva en la Universidad Finis Terrae. Trabajó 27 años en el Instituto Nacional de Deportes.