Columna de Pedro Lira Bianchi: Chile ganó más medallas, pero bajó las de oro

La delegación nacional, de 664 deportistas, obtuvo una cosecha total de 12 preseas de oro, 31 de plata y 36 de bronce (79 en total), ubicándose en el octavo lugar del medallero final, la misma posición de Lima hace cuatro años.

Por PEDRO LIRA BIANCHI / Fotos: SANTIAGO 2023 y AGENCIAS

Bajó el telón y se puso fin a las competencias de los XIX Juegos Panamericanos Santiago 2023. La ceremonia de clausura en el Estadio Bicentenario de La Florida agradeció a la ciudad anfitriona, a los excelentes voluntarios, esforzados deportistas de 41 países, miles de espectadores que en Santiago y otras sedes colmaron de alegría los escenarios, y se pasó el bastón para que en el 2027 la colombiana y caribeña ciudad de Barranquilla acometa el desafío de albergar la XX versión de los Panamericanos y los VIII Juegos Parapanamericanos.

Ahora es el momento de analizar la multiplicidad de facetas de Santiago 2023. Partiremos por una de ellas, los resultados deportivos en general y, particularmente, la actuación que tuvo el equipo de Chile (Team Chile) en los 39 deportes y 59 disciplinas disputadas.

Para realizar un análisis con contexto y bases estadísticas, recordemos que en Lima 2019 estuvieron en disputa 419 medallas de oro, mientras en Santiago 2023 la competencia fue por 426 oros. Además, es importante afirmar que en los Panamericanos la medalla mandante para calificar a cada país es la presea de oro y no la sumatoria de estos más las platas y bronces. Así, se podrán entender los cambios en el medallero que pudieron haber ocurrido en los últimos cuatro años.

CHILE BAJÓ SU RENDIMIENTO

Como una primera conclusión por parte de expertos nacionales y extranjeros en la materia, se puede afirmar que en los Juegos Panamericanos de Lima 2019, de 419 oros en disputa, Chile ganó 13, lo que significa el 3.1% de las preseas. ¿Qué pasó en Santiago? La delegación nacional pudo capturar el 2.8% de las 426 medallas de oro en juego, es decir, bajó su rendimiento en un 0.30 por ciento.

En paralelo, aunque no es lo más relevante, Chile en Lima 2019 captó un total de 50 medallas de los tres metales, mientras en Santiago fueron 79 preseas, es decir, un 63.30% más.

El decatleta Santiago Ford.

Leonardo Viana, jefe del Área Técnico Metodológica del Plan Olímpico de Chile, entidad en que trabajan el Instituto Nacional de Deportes (IND) y el Comité Olímpico de Chile (Coch) para analizar y desarrollar el alto rendimiento nacional, explicó a inicios de año que para sacar conclusiones sobre el devenir de los países que participan en los Juegos Panamericanos, es necesario dividir a los 41 estados en tres niveles.

“El primer grupo lo encabezan Estados Unidos y Brasil; en el segundo están Canadá, México, Colombia y Argentina; luego aparece Chile en un tercer grupo, en estrecha posición con Perú, República Dominicana, Ecuador y Venezuela”, afirmó.

Respecto del primer nivel de países, Estados Unidos ha mantenido su hegemonía histórica, solo interrumpida en los primeros Panamericanos de Buenos Aires (1951) y en La Habana (1991), en que como dueños de casa, Argentina y Cuba fueron primeros.

En Santiago 2023, EEUU repitió su triunfo general en el evento continental con 124 oros, 75 platas y 87 bronces. Esos 124 oros representan el 29.10% del total de medallas doradas y respecto a la actuación estadounidense en Lima, este país ganó el 28.63% de preseas doradas, es decir, EEUU mejoró en Santiago en un 0.47%. La victoria estadounidense mostró que con un equipo equilibrado de deportistas de excelencia y otros de segundo o tercer nivel, pudo hacerse del evento con facilidad.

En el segundo puesto de Santiago estuvo Brasil, que captó 66 oros, 73 platas y 66 bronces. En la primera semana de los Juegos, este país fue superado por México, pero los sudamericanos impusieron su mayor desarrollo deportivo, tanto en deportes individuales como de conjunto.

México y Canadá ocuparon, en Lima como en Santiago, los puestos tercero y cuarto, demostrando que América del Norte está muy por encima del resto de las 39 delegaciones.

En los puestos 5° al 7° hubo sorpresas. Es el caso de Cuba, Colombia y Argentina. Antes de los Juegos de Santiago, el jefe de la delegación declaró a la prensa que Cuba venía con un contingente disminuido y que debido a ello no sacarían más de 22 oros. Al final, los caribeños se colgaron en Santiago 30 doradas (en Lima 33) y mantuvieron su 5° lugar de 2019, aunque bajaron sus doradas.

En cambio, Colombia mejoró y Argentina se desplomó. Los cafeteros en Lima habían conseguido el 7° puesto en el medallero, con 28 oros, mientras en Santiago ocuparon el 6° puesto, con 29 oros.  ¿Argentina? En Lima ocupó el 6° lugar, con 32 oros, y en Santiago bajaron al 7° lugar, con 17; es decir, su rendimiento dorado cayó un 53.12%.

Sobre el tercer nivel de países, como sostiene el experto Viana, Chile encabezó el grupo en Lima y lo sigue haciendo en Santiago. En este punto hay que profundizar en la materia y no quedarnos solo con que Chile logró el 8° puesto con 12 medallas de oro. Hay que ver también cuál es el comportamiento histórico de la ciudad sede de los Juegos Panamericanos. ¿Esta mejora, iguala o empeora su actuación?

EXPERIENCIA DE LOCALES

La vivencia de las ciudades (países) sedes desde el 2003 hasta el 2019, indica que la localía permite mejorar, en mayor o menor cuantía, las medallas ganadas.

República Dominicana (Santo Domingo 2003) subió de una medalla de oro en 1999 (Winnipeg), a 10 doradas en 2003. Es decir, aumentó en un mil por ciento. Si a eso se agrega que la delegación dominicana logró en el medallero total de Winnipeg 10 medallas, en contraposición a las 41 obtenidas en 2003, se da que ese país mejoró un 410% en la sumatoria de los tres metales.

Emile Ritter dominó el salto en Los Morros.

Brasil (Río 2007) ganó 29 oros en los Juegos de 2003, mientras en Río logró 54 medallas doradas, mejorando un 186%. En esos cuatro años, en el total del medallero, la delegación verdeamarilla mejoró un 130%, subiendo de 123 medallas en 2003 a 161 en 2007.

México (Guadalajara 2011) se hizo de 18 oros en el 2007 (Río) y logró 42 doradas como local, subiendo un 233%. En el cuatrienio, los aztecas subieron en el medallero general un 182%, ganando 73 medallas en 2007 y 133 en 2011.

Canadá (Toronto 2015) ganó 30 oros en el 2011, mientras que como local obtuvo 78 doradas, aumentando en un 260%. En el medallero total, en esos cuatro años los canadienses subieron de 119 preseas a 219, incrementando su total en 184%.

Perú (Lima 2019) consiguió tres oros en Toronto, mientras que en Lima obtuvo 11 doradas, incrementando un 366% en ese metal. En el medallero total, los peruanos alcanzaron 12 preseas en 2015, las que incrementaron a 41 en Lima: un alza del 341%.

Chile, repetimos, ocupó en Lima y Santiago el octavo puesto, sustentado como locales en sus 12 oros, mientras en Lima fueron 13. En cambio, en la suma de los tres metales, de 50 obtenidas en Lima, subió a 79 en el 2023, lo que muestra un alza del 63.30%.

Las interrogantes que emanan de esta pormenorización pueden ser muchas.

Veamos algunas:

  1. ¿Por qué como locales Santiago no pudo repetir el alza en oros que se dio en otras ciudades sedes desde 1999 hasta ahora?
  2. ¿Qué factores habrán influido para haber perdido al menos ocho medallas de oro que se veían como muy factibles en los pronósticos?
  3. ¿Es necesario realizar cambios estructurales en el alto rendimiento nacional porque en Lima 2019 se dio un salto cualitativo muy notorio, lo que no pudo repetirse en Santiago como locales?
  4. ¿Existe una política nacional de alto rendimiento que abarque desde la detección de deportistas y su mantención en lo técnico, científico y económico de talentos, hasta esta misma dinámica en las selecciones adultas?

Lo no recomendable ante estas y otras preguntas sería responder que los resultados de Chile en Santiago 2019 fueron de excelencia. Los oros, platas y bronces ganados no pueden producir una política del avestruz. Sería ir en contraposición a los deportistas que desean y necesitan los mejores procesos para agradecerles su esfuerzo; sería ir en contra de los miles de espectadores directos e indirectos que nos deleitaron durante 15 días con su alegría y ambiente de tranquilidad y paz.

Así quedó el medallero histórico de Chile en Panamericanos: