Columna de Pedro Lira: Presidente pidió control preventivo de Contraloría sobre Santiago 2023

Los Juegos Panamericanos y Parapanamericanos estuvieron presentes en la Cuenta Pública del primer mandatario Gabriel Boric.

Por PEDRO LIRA BIANCHI / Foto: ARCHIVO

Por segundo año consecutivo, el Presidente de la República, Gabriel Boric, incorporó en su Cuenta Pública el tema del desafío para Chile de organizar, en buena forma, los XIX Juegos Panamericanos y los VII Juegos Parapanamericanos, entre octubre y noviembre de este año.

En esta ocasión, la materia la dejó como el “broche de oro” para cerrar durante seis minutos un discurso de más de cuatro horas, en que pasó revista a avances, problemas y desafíos del país durante su mandato.

En los últimos meses, un conjunto de medios de comunicación, nacionales y extranjeros, entre ellos El Ágora, uno de los pocos que ha tenido una mirada pro-juegos, pero con un matiz de crítica constructiva por la débil gestión organizativa en torno a ellos, han publicado reportajes que dan cuenta de distintos temas que llaman a la preocupación, tanto por los acotados tiempos que restan para finalizar las obras de recintos deportivos, como del cuestionable manejo de los cuantiosos recursos aportados por el Estado, lo que ha tenido como consecuencia que el Instituto Nacional de Deportes (IND) cortara la entrega de dineros fiscales a partir del 14 de abril pasado, tema que persiste y, consecutivamente, acrecienta las dudas.

En su discurso, el Presidente Boric se dio por enterado de los inconvenientes organizativos de los Juegos Panamericanos y Parapanamericanos, problemas que han sido negados u obviados por Gianna Cunazza, directora ejecutiva de la Corporación Santiago 2023, y tampoco tomados en cuenta por sus asesores y asesoras más directos.

En este contexto, no pueden llamar la atención de la ciudadanía ni de las autoridades del deporte, como tampoco de parlamentarios y de los medios de comunicación, las dos claras afirmaciones de preocupación del Jefe de Estado.

En primer lugar, indicó que “no es fácil organizar un evento de esta magnitud, pero el país debe saber que estamos actuando con decisión para subsanar todas las dificultades y asegurar una organización que cumpla con los más altos estándares de eficiencia y transparencia”.

A reglón seguido y como segunda indicación, el Presidente Boric dijo que siendo el evento deportivo más grande organizado en Chile, él le ha pedido a la Contraloría que haga “un control preventivo del estado de la organización de los Juegos”.

En consecuencia, si los Juegos que comienzan el 20 de octubre no resultan del todo bien, las miradas se dirigirán a La Moneda. Por eso, es incomprensible que habiéndose cumplido 48 días desde que se le cortaron los recursos a la Corporación Santiago 2023, ésta aún no pueda entregar las rendiciones de las platas del año 2022, como tampoco reintegrar 10.200 millones de pesos que deben devolver al IND por no haberlos usado.

Algo aún más preocupante o grave está ocurriendo con las platas del 2023 para organizar los Juegos. En enero de este año, el IND le traspasó a la Corporación organizadora 120.000 millones de pesos. Ésta fue la primera de dos cuotas para este año. En concreto, estando ya en junio, de esta abultada cifra sólo se han gastado $2.441 millones de pesos. Lo anterior significa que la organización de los Juegos está sin avances o prácticamente paralizada.

Es de esperar que las autoridades pertinentes tomen con urgencia las medidas correctivas que correspondan. De esta manera, el actual gobierno podrá cumplir con la palabra empeñada el 31 de enero de 2017, cuando la Presidenta de Chile de ese momento, Michelle Bachelet, firmó la Carta Compromiso del Estado de nuestro país para que Santiago postulara a organizar el evento deportivo internacional más grande de nuestra historia.

PEDRO LIRA

Periodista, 27 años como funcionario del Mindep e IND, profesor Universidad Finis Terrae.