Columna de Rodrigo Cabrillana: Una velada “prisionera”

A 39 años de la edición de “La Voz de los ‘80”, se ha escrito de todo en torno a una de las bandas más populares en Chile y en otros países de la región: Los Prisioneros. Pero, siempre hay oportunidades donde se pueden conocer nuevas impresiones sobre su historia. A la invitación de un amigo de la música, nos encontramos en su hogar con la persona que los puso por primera vez al aire: Enero Rodríguez. Esto fue lo que nos contó.

Por RODRIGO CABRILLANA / Foto: ARCHIVO

Se ha dicho bastante de Los Prisioneros en libros, series, películas documentales, podcast y artículos de prensa, que cada vez que llega el aniversario de un disco elemental, nos preguntamos constantemente: ¿qué nuevo podemos aportar?

Pero, cuando llegas de improviso a una tertulia con amigos de la música y te encuentras de frentón con Enero Rodríguez, antiguo programador y editor del programa “Fusión Contemporánea” que conducía Carlos Fonseca en Radio Beethoven a inicios de los ‘80, donde precisamente se programó por vez primera a Los Prisioneros en el dial FM, no es un tema menor.

De hecho, es imposible no preguntar a Enero sobre cómo sucedió la historia y cuáles fueron los temas que se tocaron ahí: “Brigada de negro”, “Mi profesor se está volviendo loco” y … “Sexo” o “¿Quién mató a Marilyn?”, tal vez podría haber sido el tercero.

La memoria oscila entre un título y otro, pero Enero termina de acotar que Fonseca fue el que llevó los demos y que él solamente los puso al aire.

Es más, en uno de los programas de fin de semana, Enero cuenta que el ex mánager hizo un especial solamente con canciones de Los Prisioneros, lo que tuvo sus consecuencias en un duro llamado de atención que les hizo la dirección de la radioemisora.

Lo narra el escritor Fabio Salas en el reciente estrenado libro “El Espíritu de la Radio”: “Yo esto lo he estado chequeando en unas grabaciones con Enero Rodríguez, que tenía este programa en Radio Beethoven, que lo hacía junto a Carlos Fonseca, ‘Fusión Contemporánea’, y fue Carlos el que llegó con el tape, el demo de Los Prisioneros, a la Radio Beethoven, y ahí se tocó un domingo al aire, con gran escándalo, porque a Enero y a Carlos la dirección de la radio les dio un reto muy grande”.

Entre las curiosidades, Enero nos cuenta que la primera versión de “Muevan Las Industrias” era mucho más lenta y que para ese entonces, en la época de “La Voz de los ’80”, la canción ya existía en los registros de Los Prisioneros.

Sin embargo, la velada se pone más interesante y el histórico Fabio Salas nos cuenta que Jorge desde temprana edad tenía una fuerte inclinación por las canciones pop y que, además, era muy ilustrado en temas relativos a discos de esa época, como los Smiths, los Cure, Depeche Mode y que fue precisamente por González que conoció a The Specials.

El tema, da para mucho y la conversación se extiende más allá del tema de Los Prisioneros. No obstante, no está demás para quienes no conocen la historia narrar que los demos del primer disco, “La Voz de los ‘80”, fueron grabados en los estudios del ingeniero y productor Francisco Straub, tal como lo narra para el mencionado libro: “Estaba prohibido tocar Silvio (Rodríguez). Era muy raro. Y, además, todo eso no se comentaba. Ahora lo comento, porque en ese tiempo no hubo esa oportunidad de hacerlo. Era como: “no, no se toca”, “no, si te pillan…”. Por esa razón, cuando grabé los demos, yo decía: ¿Los Prisioneros? Ya, y van a estar prisioneros lueguito”.

Y en una época que la censura dominaba todos los ambientes en los medios tradicionales, Jorge, Claudio y Miguel se volvieron desafiantes con sus canciones, y lugar donde eran bienvenidos, el trío marcaba una fuerte presencia entre toda la audiencia que comenzaba a seguirlos.

Por lo mismo, fue que Concepción se transformó en la primera ciudad de regiones en la que tocaron a mediados de 1984 y en la que además tuvieron mucho éxito antes de la edición de su primer disco.

Probablemente porque había una familiaridad en la escucha de música que tenían tanto Los Prisioneros como los melómanos penquistas.

Aun más, continuando con la reunión, Fabio nos revela que Jorge no gustaba del rock argentino, menos de Charly García, con quien era muy duro cada vez que se refería a su figura en entrevistas o conversaciones. Y es llamativo, porque posiblemente el histórico escritor de literatura musical fue uno de los primeros que forjó alguna amistad con el compositor principal de Los Prisioneros, y es bastante generoso en la velada, revelándonos otras sabrosas anécdotas que implicaba el diálogo que sostenía permanentemente con González.

Para finalizar, comentamos las vivencias de Los Prisioneros con Pirincho Cárcamo, un tema que ha sido permanente estos días, por el ya recurrente tema del libro sobre su persona. Ya que si bien Pirincho no fue el primero que los programó en radio, sí fue determinante en que las grandes audiencias que seguían su programa, comenzaran a pedirlos cada vez más en las radioemisoras.

Algo que deja al descubierto el guitarrista Claudio Narea en “El Espíritu de la Radio”, cuando habla sobre la experiencia de su banda con el programa “Hecho en Chile”, que conducía el mismo Cárcamo: “Cuando empezamos a aparecer en radios de a poco, eso podría decir que fue lo que nos hizo ser algo o ser alguien, porque si uno no suena en radio, es como que no existiera. Pero a partir de aparecer en el programa de Pirincho, sin duda, yo pienso que llegamos a tener un lugar en la música chilena”.

La reunión acaba repentinamente sin darnos cuenta de que la hora había avanzado muy deprisa. Enero se despide y promete volver a encontrarnos. Nos retiramos sorprendidos, pensando que la historia que buscábamos para esta crónica llegó sin mediar aviso, como ya nos ha sucedido en otras ocasiones.

En todo caso, siempre en cada esquina habrá una historia que contar, y con Los Prisioneros no cabe mayor duda. Desde los fans hasta los reporteros, todos tienen vivencias en torno a ellos. Cuando llegue el aniversario 40 de “La Voz de los 80”, de seguro se dirá mucho más. Por ahora, mejor seguir escuchando sus canciones.