Columna de Sebastián Gómez Matus: Noam Chomsky, un viejo conocido

La figura del lingüista estadounidense tiene una larga trayectoria sobre las lecturas de quienes les interesa pensar. Resulta oportuna su participación en la Filcs 2023, justo en este momento álgido a nivel nacional y mundial, donde necesitamos reflexionar en común.

Por SEBASTIÁN GÓMEZ MATUS / Foto: GENTILEZA

Noam Chomsky (1928) es un intelectual estadounidense bastante reconocido a nivel mundial, pero tal vez no tan conocido en nuestros pagos. En realidad, la seudointelectualización que campea por redes sociales es un micro fenómeno que no guarda relación con el país. Es decir, no tiene por qué conocer a Chomsky ni a ningún otro intelectual, sobre todo cuando la gente que acusa una formación pedante en realidad conoce poco, más bien guglea y perfila una postura que no es tal.

De allí esta breve semblanza, de allí que sea provechoso acercarse al pensamiento de Chomsky y de los y las demás intelectuales que se darán cita en la Filcs 2023.

Sagitario y de 94 años, Chomsky es un lingüista y activista político vinculado a la crítica social desde su posición como académico, pero también como ciudadano. Se le conoce como “el padre de la lingüística moderna”, sobre todo a raíz de su concepto biolingüística y de libros como “Estructuras sintácticas”, “Aspectos de la teoría de la sintaxis” y “Lenguaje y mente”, entre otros.

Más conocida es su reputación como activista político y sus fieras y profundas críticas al sistema capitalista, crítica que hoy encuentra su nicho en el pensamiento ecológico de nuestro autor.

Es profesor emérito del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y sus trabajos sobre teoría lingüística y ciencia cognitiva lo alzan como uno de los intelectuales más transformadores del siglo XX, sobre todo como contraparte a la movida estructuralista y posestructuralista francesa. De hecho, quizá lo más conocido de él sea esa charla con Foucault en una universidad holandesa, donde la presteza y radicalidad del pensamiento del francés, en ese momento, le pasan por encima.

No obstante lo anterior, Chomsky supo encontrar en su trabajo una forma de expansión cultural de sus ideas en el pueblo estadounidense. El prejuicio con los norteamericanos es plaga, pero no podemos desconocer que es un país tan grande y que su cultura, o sus culturas, han aportado y modelado el pensamiento social del siglo XX y XXI, Chomsky entre ellos. Algunas de sus teorías más reconocidas son la teoría de la gramática generativa transformacional, junto con conceptos clave como la gramática universal, o las nociones de estructura profunda y estructura superficial, que supuso un gran avance en el entendimiento de las oraciones, en su formación y transformación.

En uno de sus últimos libros, desarrolló lo que denomina “el programa mínimo”, donde él mismo refutó las nociones de estructura profunda y superficial, reemplazándolas por la forma lógica y la forma fonética.

Como se ve, es un intelectual en constante transformación, lejos de anquilosarse y militar en sí mismo. Siempre activo, Chomsky no sólo fue lingüista sino que es conocida y reconocida su participación política en la ciudadanía estadounidense. Sus primeras posiciones políticas fueron dadas a conocer en las protestas contra la guerra en Vietnam, hecho que marcó el siglo XX y la percepción del coloso norteamericano por parte del resto del mundo.

Al respecto, Chomsky sostuvo lo siguiente: “No se requiere un conocimiento especializado ni de largo alcance para darse cuenta de que Estados Unidos invadió el sur de Vietnam. De hecho, apartar el sistema de ilusiones y decepciones que funciona para prevenir la comprensión de la realidad contemporánea, no es una tarea que requiera una habilidad o entendimiento especiales. Requiere una suerte de escepticismo normal y la voluntad de aplicar las propias habilidades analíticas que casi todas las personas tienen y pueden ejercer”.

A propósito de las transformaciones que ha sufrido la teoría de la gramática transformacional, lo que permanece siempre en el pensamiento de Chomsky es que el lenguaje es eminentemente creativo, al contrario de cómo se nos presenta el lenguaje en la lógica neoliberal-capitalista, donde el lenguaje es irreflexivo.

Durante el mismo período co-fundó el colectivo anti-guerra Resist, junto a Mitchell Goodman, la poeta Denise Levertov, William Sloane Coffin y Dwight Macdonald. Su posición política siempre ha estado acompañada de publicaciones, siendo ésta el área en que más ha publicado libros, tales como: “Los guardianes de la libertad”, “Conversaciones sobre Palestina”, “Cómo funciona el mundo”, “El precipicio”, “Sobre el anarquismo” y “¿Quién domina el mundo?”, entre más de 20 libros sobre sociedad y política.

La ponencia que presentará en el contexto de la Filcs 2023 se titula “El golpe de Estado en Chile y los desafíos democráticos hacia el futuro”. Esta actividad es a las 15:00 hrs de mañana miércoles, en el zócalo de la Municipalidad de Recoleta.