Columna de Sergio Gilbert: Los premios no siempre van para los mejores

Es evidente que nunca habrá una sola opinión a la hora de hacer evaluaciones individuales de deportistas, porque todo depende de lo que se ponga de relieve.

Por SERGIO GILBERT J. / Foto: AGENCIAS

Esta semana se entregó el Premio The Best a los mejores futbolistas de la temporada 2022. Este estímulo fue creado en 2016 por la FIFA, organismo que sentía no tener participación protagónica en los premios que entrega desde hace muchos años la prestigiosa revista gala France Football.

Es decir, la FIFA quiso marcar territorio. Y armó una estructura digna de la pompa y el boato que quería lograr con este premio: electores de lujo (capitanes y entrenadores de las selecciones nacionales, entre otros), una ceremonia de gala donde el smoking y el vestido de alta costura dejan en el ropero las camisetas y shorts, y, por cierto, un sistema de entrega del premio al modo del Oscar cinematográfico: sólo el día de la gala se sabe el ganador de cada categoría (que se elige de una lista de postulantes).

Por cierto, la FIFA logra la atención mediática mundial en este juego que incrementa el ego de las grandes figuras y no sólo eso sino que algo más importante: que por mucho tiempo se hable de lo que pasó esa noche de gala.

Claro porque este premio The Best, a diferencia de otros, no tiene definido qué se premia porque no hay límites muy definidos aparte del tiempo (un año).

Y como pasa eso, es difícil que haya no sólo unanimidad (lo que básicamente es imposible) sino que tan siquiera grandes mayorías.

Es fácil entenderlo a partir de un ejemplo de lo acontecido este año con los premios otorgados por la FIFA en dos categorías fundamentalmente: la de Mejor Arquero y la de Mejor Jugador del fútbol masculino.

Los ganadores de ambas categorías fueron los argentinos Emiliano Martínez y Lionel Messi.

No hay que ser muy avispados para entender que se llevaron esos premios en virtud de lo realizado por ambos en el Mundial de Qatar donde fueron figuras tremendas en la obtención del título mundial de Argentina.

Sin embargo, no todos están de acuerdo con la designación de ambos. ¿Por qué? Porque algunos entienden que lo que se debería premiar en esta instancia es la campaña total y no sólo en un torneo. Es decir, si se habla de los mejores del año debe considerarse justamente todo lo realizado en el año. Y bajo esa perspectiva ni Martínez ni Messi fueron los mejores.

¿Quiénes sí lo fueron?

Es una discusión abierta, aunque los medios europeos, en especial los españoles que han quedado indignados por los premios, aseguran que el arquero belga Thibaut Courtois y el atacante francés Karin Benzema debieron ser los ganadores de ambas categorías.

Pero tampoco hay argumentos poderosos e indesmentibles que avalen esta posición.

Claro, se puede decir que Martínez y Messi sólo fueron figuras excluyentes en el Mundial, pero se puede argumentar que si bien Courtois y Benzema lo fueron en dos competiciones largas y anuales (liga española y Champions League) ninguno de los dos hizo historia en el Mundial, que es la competición más importante disputada en 2022.

¿Qué se quiere decir con esto? Que es evidente que nunca habrá una sola opinión a la hora de hacer evaluaciones individuales de deportistas.

Que todo depende de lo que se ponga de relieve. Que nada es blanco y negro.

Que finalmente se puede llegar a la conclusión que no siempre los premios van para los mejores.

Es lo entretenido de este jueguito de dar trofeos…