Columna de Sergio Gilbert: Torneo Nacional, la música se corta cuando recién se ha salido a bailar

Una vez más, la dirigencia nacional se está pegando un balazo en el pie porque, en pleno auge competitivo, la ANFP cortará la disputa del torneo a partir del subsiguiente fin de semana debido a la participación de La Roja en la Copa América.

Por SERGIO GILBERT J. / Foto: ARCHIVO

Cuesta un mundo, como decían los abuelitos, que la liga chilena logre entusiasmar.

La mala organización, la carencia de canchas de nivel (algunas ni siquiera tienen iluminación decente), el inexplicable desorden en los horarios de los partidos, las permanente restricciones debido a la violencia, la pésima “experiencia estadio” que deben vivir los hinchas (a los cuales se les cobra como si fueran a ver al tenor Jonas Kaufmann a la Scala de Milán)  y, por cierto, el mediocre nivel de los equipos, provocan cada vez menos adhesión en el hincha que, al final y con razón, prefiere quedarse en la casa viendo la Premier League que un encuentro entre Coquimbo Unido con Cobresal e, incluso, de los aún llamados clásicos del fútbol chileno.

Lo curioso es que, quizá por la simple intervención de las probabilidades estadísticas, cada cierto tiempo el campeonato chileno toma colores vibrantes que prenden la pasión que parecía perdida.

Como pasa ahora.

Y es que, tras la derrota de la U ante Universidad Católica, la lucha en la parte alta de la tabla de posiciones de Primera División se estrechó un tanto y asomaron de la nada varios candidatos que parecían casi resignados a pelear sólo lugares secundarios: Coquimbo Unido, Deportes Iquique, Palestino, la UC y Colo Colo.

Pero increíblemente, una vez más, la dirigencia nacional se está pegando un balazo en el pie porque, en pleno auge competitivo, la ANFP cortará la disputa del torneo a partir del subsiguiente fin de semana debido a la participación de La Roja en la Copa América de Estados Unidos. Es decir, entre el 2 de junio y el 21 de julio (49 días) no se jugará el torneo.

Sí, claro. Hay fecha FIFA y el seleccionado nacional Ricardo Gareca tendrá por primera vez un tiempo relativamente importante para trabajar con su equipo pensando no sólo en la Copa América, sino que también en las eliminatorias que volverán a jugarse en septiembre.

Pero siendo muy estrictos: ¿cuántos jugadores que actúan en equipos locales estarán en La Roja bajo las órdenes de Gareca? ¿10? ¿20?

No es todo.

El extenso receso incentivará que varios equipos se tomen un tiempo de vacaciones perdiendo así ritmo competitivo.

Claro, los cuerpos técnicos dirán que aprovecharán de hacer intertemporada y también de “afinar conceptos” en sus jugadores. Y que habrá Copa Chile para mantener cierto ritmo de competencia.

Macanas.

Pocas escuadras tienen planificación científica y medios para hacer verdaderos trabajos específicos de acondicionamiento. Y la Copa Chile, que está en las primeras fases e incluso tendrá equipos amateurs (Colo Colo jugará con Quillón, la U con Municipal Puente Alto y la UC con Glorias Navales, por ejemplo) no debería ser un desafío tan grande para las escuadras de Primera División. Tanto que uno no imagina que jugarán con sus principales figuras.

Sí, una vez más el dueño de la pelota no sabe qué hacer con ella.

En la ANFP planifican como las carabinas y ni siquiera cuidan el “producto” que les da para subsistencia.

Una vez más. Hasta matarlo.