Columna de Sergio Ried: adiós 2022, bienvenido 2023

Terminada esta poco auspiciosa temporada, nuestros mejores tenistas sacan cuentas no muy alegres con miras al próximo año. Comenzando, como todos los jugadores del circuito que están entre los 200 primeros, en soñar con el Abierto de Australia, el primer Grand Slam de 2023 que se disputará entre el 26 y el 29 de enero en el Melbourne Park.

Por SERGIO RIED / Foto: ATON

Nuestras principales raquetas, Cristian Garín, Alejandro Tabilo, Nicolás Jarry y Tomás Barrios partirán por diferentes andariveles y con distintas metas, de acuerdo a sus ubicaciones en el ranking ATP.

CRISTIAN GARIN

El ariqueño, de pobre desempeño durante el año, tuvo un alza inesperada en la clasificación final, gracias, en parte, a la baja de Alejandro Tabilo y otros que lo antecedían, rematando al cierre de los puntajes, en el lugar 82, recuperando el sitial de número uno de Chile.

Gago, después de hacer cuartos de final en Wimbledon solo cosechó derrotas en torneos de poca envergadura, como el de Gstaad, Suiza y el de Kitzbuhel, Austria, para luego lesionarse de la muñeca y recontratar al coach argentino Andrés Schneiter, el mismo que dos años antes lo había encumbrado al lugar 17 del mundo. Hoy, casado y con nuevas ínfulas, promete volver a ser el que todos deseamos.

ALEJANDRO TABILO

Número uno del país por varias semanas, el nacido en Canadá tuvo un horrible fin de año, debido a frecuentes lesiones a su codo izquierdo ( es zurdo), que lo privaron de actividad en varios torneos, más la prioridad que le dio al dinero que ofrecen las «exhibiciones», sobre su posición en el ranking ATP, lo que lo llevo a abandonar su posición de 71 y caer hasta el lugar 101, corriendo el riesgo de tener que pasar por las odiosas y desgastantes qualies en los torneos más importantes. Otro que necesita una urgente rehabilitación.

NICOLÁS JARRY

La historia del nieto de Jaime Fillol es vastamente conocida. Estando ubicado en el puesto 38 del ranking mundial en 2019, dio positivo en un control antidoping y fue suspendido de toda actividad durante 11 meses, lo que le significó perder todos sus puntos y tener que comenzar de cero y con un ranking sobre el 1.500. Remando desde los torneos Futures, pasando por los Challengers y sufriendo cada punto, se ubicó a un paso del top 100, hasta que llegó la recta final del año y hubo de resignar valiosos puntos hasta caer al casillero 152. A remar de nuevo el 2023.

TOMÁS BARRIOS

El chillanejo, que tuvo días de gloria hasta llegar a ser el tres de Chile y jugador de Copa Davis desde 2017 se alzó hasta el lugar 124 del ranking ATP en junio de este año, para terminar en el casillero 231, debido a rebeldes lesiones que prácticamente lo marginaron del circuito. Tiene mucho que avanzar el año que viene.