Columna de Sergio Ried: Chile pisa fuerte en la Copa Davis

El equipo de Nicolás Massú derrotó a Suecia 3 a 0, dando el primer paso en su camino a las finales de noviembre en Málaga. En dos días se viene Italia y luego Canadá.

Por SERGIO RIED / Foto: AGENCIAS

No pudo ser más auspicioso el debut de Chile en el Unipol de Bologna, Italia, porque Cristian Garin, nuestro segundo singlista, le ganó a Leo Borg (hijo del gran Bjorn), en tres sets; Nicolás Jarry derrotó al número uno de Suecia, Elías Ymer, en dos, y la dupla de Tomás Barrios-Alejandro Tabilo hizo lo propio con sus similares escandinavos.

Un 3 a 0 que insufla nuevos bríos al equipo, en vísperas de las duras confrontaciones que se vienen ante Italia y Canadá.

LOS PARTIDOS

Considerando los rankings de Garín (103º) y Leo Borg (334º), era fácil hacer un pronóstico sobre el match inicial. Pero con el ariqueño no hay pronóstico que valga, debido a su irregularidad y su mente confusa. Y así nomás fue, porque el prometedor hijo del gran «Iceborg» casi le da un disgusto mayúsculo a Nico Massú y a toda la afición chilena.

El 7-6 del primer set en favor del «Tanque», fue un aviso y el segundo, favorable a Leo por 6-3, una advertencia.

Las cosas no cambiaron en la tercera manga, con el sueco haciendo estragos con su saque y el chileno cometiendo errores no forzados. Hasta llegar a un paso del tiebreak en el parcial definitivo, donde, por fin, Garin hizo primar sus antiguos laureles y definió el pleito con un angustioso 7-5, después de farrearse cinco match points .

A TODO JARRY

Con la serie prácticamente asegurada con el 1 a 0 inaugural, nuestro número uno sólo necesitó hacer su tarea sin ninguna presión y aplicarle un rotundo 6-2 y 6-4 al discreto Elías Ymer (175º), que en ausencia de su hermano Mikael, castigado por presunto doping, las oficio de primera raqueta sueca.

Dos a cero y a jugar el dobles, que sólo tiene importancia para definir un empate entre dos países al final de este grupo clasificatorio para las finales.

DUPLA CONSAGRADA

Si el binomio de Tomás Barrios (735º en dobles) y Alejandro Tabilo (865º) necesitaba comprobar que son una pareja consistente, ésta fue la ocasión de hacerlo. En una Copa Davis y frente a un binomio desconocido pero fuerte. Porque André Goransson (71º en dobles) y Filip Bergeri (175º), son una pareja peligrosa, de buen saque y aceptable volea, lo que obligó a los chilenos a demostrar sus cualidades individuales y de conjunto, para darle a Chile el tercer punto por 6-4 y 7-5.

Una victoria importante, porque ellos jugarán un papel de relevancia, si no decisivo, en los confrontes ante Italia y Canadá.