Columna de Sergio Ried: Copa Davis, de dulce y agraz

Así resultaron los dos singles iniciales de la confrontación por las eliminatorias entre Chile y Kazajistán. Con una derrota impensada de Cristian Garin y una victoria más impensada aún de Nicolás Jarry. El score global quedó 1-1, a la espera del dobles y los dos singles finales del domingo.

Por SERGIO RIED / Foto: PHOTOSPORT

EL AGRAZ

Como es habitual, el amargo corrió por cuenta de Cristian Garin (102º ATP), designado número uno del cuadro nacional, que jugó un partido para el olvido y cayó de manera ignominiosa 6-1 y 6-3 ante el número dos de los kasajos, Timofey Skatov (129º).

El chileno mostró un revés que fue la delicia para su rival, quien obviamente le cargó el juego a ese lado, consiguiendo jugosos dividendos, aumentados por la increíble cantidad de quiebres de servicio que sufrió el nacional, que lo perdió en el primer game del partido y lo siguió perdiendo hasta el 0-4 del segundo set, ganando el primer punto al servicio en el 0-3.

No pudimos dejar de recordar aquel partido de Copa Davis ante Eslovaquia, cuando siendo el 17 del mundo, Garin cayó con el desconocido jugador local Norbert Gombos, por 6-1 y 6-0. Con la diferencia que esta vez en La Serena el ariqueño insinuó un repunte en la segunda manga, cuando caía 1-4, que lo llevó a maquillar un poco la derrota, llevando el set a un más digno 6-3.

Este era EL partido que Chile en el papel debía ganar y que finalmente dejó a Kazajistán con una ventaja de 1 a 0 en la serie.

EL DULCE

Al contrario del primer singles, el de Nicolás Jarry (126º) contra Alexander Bublik (36º) aparecía como el punto más seguro de la visita, por los antecedentes del kasajo y su carácter, que lo tienen como un jugador difícil, lleno de trucos y mañas que desesperan a sus rivales, como servir «por abajo» repetidamente, hasta hacerlo por entre las piernas.

Tanto así que en la final del ATP de Metz, Francia, contra el italiano Lorenzo Musetti subió a la red y voleó con el mango de la raqueta y luego se sentó en su banqueta riendo a carcajadas.

Hoy no tuvo razón para ni siquiera esbozar una sonrisa ante Jarry, que lo superó de principio a fin del partido, haciendo uso de su potente saque y su inclaudicable juego de ataque, que lo llevó, incluso, a hacer saque y volea en varias ocasiones

El 1-1 de esta primera jornada deja abiertas las puertas de par en par para que el equipo de Nicolás Massú se lleve la serie y ascienda al ansiado Grupo Mundial.

El dobles de la jornada del domingo y los dos singles finales tienen la palabra.