Columna de Sergio Ried: ¡Grande, Chile!

Llámenla como quieran. Copa Rakuten, Copa Piqué o Campeonato Mundial de Tenis, pero el espíritu de esta competencia entre equipos de tenis entre países, seguirá siendo el que le imprimió su creador Mr. Dwight Filley Davis el año 1900.

Por SERGIO RIED / Fotos: PHOTOSPORT

Pasión, graderías a reventar, con un público bullicioso e indomable que no se cansa de alentar a los suyos y jugadores que dan la vida en cada punto, son la tónica de estas confrontaciones que se disputan en las mismas fechas y simultáneamente alrededor del mundo. Ni los Grand Slams consiguen alcanzar el grado de pasión y entusiasmo que provoca la Copa Davis.

Y eso lo vivimos en el Campus Trentino de La Serena durante los dos días de la serie eliminatoria entre Chile y Kazajistán. Serie que terminó igualada a un punto tras los primeros singles del sábado y debía definirse con el dobles y los dos singles finales del domingo.

Gran acierto de Nicolás Massú de darle la responsabilidad del dobles a Tabilo y Barrios.

EL DOBLES

Pese a ser sólo el 20% del total de cinco puntos, se ha comprobado que el equipo que gana el dobles termina finalmente imponiéndose en la serie. Y éste fue el caso de Chile, que con la sabia decisión de su capitán Nicolás Massú, prescindió de Nicolás Jarry y Cristian Garin y alineó para este crucial encuentro a la pareja de Alejandro Tabilo y Tomas Barrios. Y sus elegidos no sólo le respondieron, sino que, además, jugaron un partido perfecto, sin ceder sus servicios ni una sola vez en el partido.

La seguridad del zurdo nacido en Canadá y los cruces y devoluciones por la línea de Barrios fueron minando las defensas de Alex Nedoviesov y Andrei Golubev, la linajuda dupla kasaja que fue finalista de Roland Garros en 2021.

Chile ganaba el punto bisagra por 6-4 y 7-5 dejando el score global a su favor por 2 a 1 a falta de los singles finales entre los número uno de cada país, Cristian Garin y Alexander Bublik.

El otro acierto de Massú: renovarle la confianza a Cristian Garin después del horrible partido del sábado.

DESPERTÓ GARIN

Después de tantos sufrimientos, de tantas frustraciones y de haber caído de manera aplastante frente al número dos de los visitantes el día antes, Gago debía vérselas en un punto vital con el número uno de Kazajistán, el excéntrico Alexander Bublik, quien supo de las mieles de ser top 30 y hoy ostenta el 36.

Mal pronóstico para el chileno, que tenía sí o sí mostrar el porqué hace tres años fue el 17 del mundo y que volvía a ser la gran carta de nuestro tenis.

Y vaya que lo consiguió, volviendo a mostrar un juego que había extraviado y obteniendo la victoria por 6-4, 3-6 y 6-3 y de paso dejando a Chile en el grupo de los 16 mejores del mundo, después de 4 años.

Afirmando su saque, logrando mayor regularidad con su revés y siendo sólido con su mortífero derecho, Garin obtuvo la que, tal vez, sea la victoria más importante de su carrera, ya que lo hizo representando a su país.