Columna de Sergio Ried: Roland Garros, el naipe está revuelto

Como nunca en la última década el Grand Slam de París no tiene candidatos confiables para ceñirse la corona en pistas de arcilla.

Por SERGIO RIED / Foto: ARCHIVO

Ausente Rafael Nadal y con un Novak Djokovic en un momento incierto de su carrera, los encargados de tomar el relevo que dejó vacante el multicampeón de Manacor, recae en su sucesor natural Carlos Alcaraz (foto principal), primer cabeza de serie, que podría enfrentarse a Novak Djokovic, tercer favorito en semifinales, y que este lunes debutó superando al estadounidense Aleksandar Kovacevic, por 6-3, 6-2 y 7-6.

Por la parte baja del cuadro, el ruso Danii Medvédev, segundo favorito, tiene al noruego Casper Ruud, de irregular desempeño esta temporada, como hipotético rival en semis.

Ya más atrás viene el lote encabezado por las jóvenes promesas, el danés Holger Rune, el italiano Yannick Sinner, el ruso Andrey Rublev y un poco más atrás, el estadounidense Taylor Fritz y algún invitado de piedra. Otro que podría haber estado en esta lista es el canadiense Felix Auger-Aliassime, pero éste cayó este lunes, sorpresivamente, en primera ronda ante el italiano Fabio Fognini en sets seguidos, 6-4, 6-4 y 6-3.

Lo que está claro, ya con las cartas sobre la mesa, es que el ganador en esta lucha a cinco sets, no debería salir de los cuatro principales favoritos, Carlitos, Medvedev, Tsitsipas y Ruud, amenazados por el resto del grupo que sólo puede causar daño, pero no ceñirse la corona de rey de la tierra batida.

Y a no descartar a Nicolás Jarry, de espectacular presente, como uno de los entrometidos en la famosa segunda semana. Nico debuta este martes ante el boliviano Hugo Dallien (160º ATP) y de ganar se encontraría con el estadounidense Tommy Paul (17º) o un clasificado de la fase previa. De ahí en adelante todo será beneficio neto y desde luego muy bien recibido.