Betis de Pellegrini se rehabilita con goleada

Distinta suerte corrieron Manuel Pellegrini, Claudio Bravo, Enzo Roco, Arturo Vidal, Christiane Endler, Gary Medel y Tomás Alarcón.

Por JULIO SALVIAT 

Cinco fechas sin abrazarse tenían al Elche con los nervios crispados y la ilusión rota. Pero esperanzas de rehabilitación aún le quedaban, porque su rival venía de tres contrastes sucesivos sin poder anotar goles en los últimos 270 minutos.

Ese rival era el Betis, dirigido por Manuel Pellegrini y con su valla custodiada por Claudio Bravo.

Se suponía, además, que se iba a producir un saludo cariñoso del capitán del seleccionado nacional con otro chileno, pilar de la zaga del Elche: Enzo Roco.

Nada de todo eso tuvo confirmaciones en la realidad. Ni rehabilitación del Elche, ni racha de derrotas para el Betis, ni saludo de compatriotas en el estadio Martínez Valero: por decisión del técnico, Bravo se quedó en la banca.

Antes de la media hora de juego ya estaba todo cocinado en la nublada tarde valenciana: tres anotaciones del Betis dejaron silenciosos a los seguidores locales y tranquilos a los visitantes. El bullicio que había despertado la presencia en la tribuna de honor del boxeador Kike Martínez, campeón mundial de los pluma, se apagó a los 12’, cuando Juanmi aprovechó un error en la salida de la defensa albiverde y con un remate cruzado batió al arquero Édgard Badía. Y ya no hubo más ruido porque a los 16’ el arquero local salvó un gol inminente de Fekir y después vio como un remate de Juanmi se perdió rozando un poste. Y fue silencio absoluto desde los 23’, cuando Willian José se encargó de ejecutar parsimoniosa y exitosamente un penal por falta contra el propio Juanmi, hasta los 26’, cuando Fekir anotó el tercero.

De ahí en adelante todos los arrestos del Elche terminaron reiteradamente en las manos de Rui Silva, el arquero portugués que hizo que nadie echara de menos a su colega chileno. Ni siquiera la expulsión de Héctor Bellerin, que se colgó de la cintura de un rival que avanzaba libre hacia al arco del Betis, complicó a los dirigidos de Pellegrini, que ahora están quintos en la tabla de posiciones con cuatro puntos más que el Barcelona y con la vista fija en los torneos internacionales.

ENDLER, INVICTA

La arquera de la selección chilena, Christiane Endler, mantuvo la valla invita en la goleada de su equipo, el Olimpique se Lyon, sobre el Grad Paris Seines Ouest 92 en la liga francesa femenina.

La superioridad  de las “Leonas” fue incontrarrestable y antes de los diez minutos ya habían logrado un tranquilizador 2-0. De ahí en adelante todo fue muy tranquilo y el 4-0 resultó consecuencia de la superioridad de las vencedoras.

Endler, que con su equipo aspira a destronar al Paris Saint Germain, sólo intervino tres veces en los 90 minutos y lo hizo siempre con gran seguridad.

GARY, COMO SIEMPRE

El chileno más aplaudido en la jornada de los chilenos en Europa fue Gary Medel. Como ocurre siempre, el “Pitbull” olvidó muy pronto los dolores causados por la lesión que lo obligó a dejar anticipadamente la cancha en el partido con Ecuador, y se puso los botines titulares en el duelo del Bologna con el Venezia. 

Gary destacó en Bologna, pero no pudo evitar la derrota ante el Venezia.

Mostrando el coraje habitual y jugando en el centro de la zaga, el chileno cumplió una gran labor tanto defendiendo como apoyando a sus compañeros, pero no pudo evitar la derrota. Un bien urdido contraataque le permitió al nigerino David Okereke romper el cero y darle los tres puntos a su equipo. Bologna se estancó en el noveno lugar de la Seria A italiana, pero no pierde la esperanza de alcanzar puestos de privilegio.

GOLEADO ALARCÓN

El chileno que sí tuvo actividad en los pastos españoles fue Tomás Alarcón, que vino de visita a Chile en la fecha clasificatoria mundialista y no gastó muchas energías en San Carlos de Apoquindo. 

Tomás Alarcón jugó 56 minutos en la derrota del Cadiz ante el Getafe.

Defendiendo al Cádiz, luchó como león durante 56 minutos, pero no pudo impedir que sus rivales del Getafe pasaran por su lado, sin poder detenerlos. Cuando fue sustituido por Álvaro Jiménez, su equipo perdía por la cuenta mínima. Y desde la tribuna el rancagüino vio cómo se producía el naufragio de los gaditanos, que terminaron perdiendo 4-0.

VIDAL, UN POQUITO

Bastante menos jugó Arturo Vidal en la victoria del Inter sobre el Napoli, que llevaba siete puntos de ventaja y era el líder en la Serie A italiana. El chileno pisó el pasto del Giuseppe Meazza a los 62’, y su influencia fue escasa. El equipo que dirige Simone Inzaghi ganaba 3-1 con goles del turco Hakan Chalhanoglu, el croata Iván Pericic y el argentino Lautaro Martínez, y todo parecía definido. Un descuento del belga Dries Mertens, a los 78’, puso nerviosos a los milaneses, y los napolitanos estuvieron al menos dos veces a punto de lograr el empate.

Con este resultado, el Inter quedó a cuatro puntos del Napoli con todas las posibilidades de seguir acortando distancias. Y Alexis Sánchez deberá parar un par de semanas antes de meterse a una cancha.

Arturo ingresó a los 62 minutos en la importante victoria del Inter ante el Napoli.