Condenan a ex secretaria de las SS nazis que ahora tiene 97 años

Un tribunal alemán dictó dos años de prisión contra la mujer que trabajaba en el campo de concentración de Stutthof durante la Segunda Guerra Mundial.

Por ANDRÉS ALBURQUERQUE / Foto: ARCHIVO

Irmgard Furchner, una mujer de 97 años que trabajó durante la Segunda Guerra Mundial como secretaria del comandante del campo de concentración de Stutthof, fue condenada en Alemania a dos años de prisión.

Furchner fue acusada de formar parte del aparato que ayudaba al funcionamiento del campo dirigido por las temible SS.

La SchutzStaffel (SS) fue una organización paramilitar, policial, política, penitenciaria y de seguridad al servicio de Adolf Hitler y del Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán en la Alemania nazi, y después por toda la Europa ocupada.

El tribunal estatal de Itzehoe, en el norte de Alemania, le impuso a la anciana una condena condicional de dos años, informó la agencia de noticias alemana DPA.

Se la acusaba de haber “ayudado e instigado a los responsables del campo en el asesinato sistemático de los allí encarcelados entre junio de 1943 y abril de 1945, en su función de taquígrafa y mecanógrafa en la oficina del comandante del campo”.

El veredicto y la sentencia se ajustaron a las exigencias de los fiscales. Los abogados defensores habían pedido la absolución de su cliente, argumentando que las pruebas no habían demostrado fehacientemente que Furchner supiera de los asesinatos sistemáticos que ocurrían en el campo, lo que significa que no había pruebas de la intencionalidad requerida para la responsabilidad penal.

En su alegato final, Furchner dijo que lamentaba lo ocurrido y que se arrepentía de haber estado en Stutthof en aquel momento. Curiosamente, la nonagenaria fue juzgada en un tribunal de menores, porque era menor de 21 años en el momento de los hechos.

Inicialmente un punto de recogida de judíos y polacos no judíos expulsados de Danzig (ahora la ciudad polaca de Gdansk), Stutthof se utilizó desde 1940 como un “campo de educación laboral” donde los trabajadores forzados, principalmente polacos y rusos, eran enviados a cumplir condenas y a menudo morían.