Conductas autolesivas y “atracones” de comida: señales que alertan sobre la salud mental de los adolescentes chilenos

Reflejando el incremento de la desregulación emocional de la juventud en nuestro país, la magister en Psicología Clínica María José Acevedo, del Instituto de Salud Mental y Bienestar, expresa que “las crisis de ansiedad han ido en aumento en los escolares y universitarios, durante la jornada académica”.

Por EL ÁGORA / Foto (referencial): ARCHIVO

Tras la pandemia los problemas de salud mental se agudizaron en nuestro país y los adolescentes, enfrentados a una etapa crucial de su desarrollo, no están ajenos a ello. Los casos de desregulación emocional son bastante recurrentes y presentan diferentes manifestaciones, pero las más comunes suelen ser las crisis de ansiedad: “Yo puedo ver que han ido en franco aumento en los escolares, adolescentes y universitarios, durante la jornada escolar”, expresa la magíster en Psicología Clínica María José Acevedo, del Instituto de Salud Mental y Bienestar.

La desregulación emocional en los adolescentes se vincula “con una dificultad más o menos persistente para reconocer los estados emocionales e identificar, ponerle nombre y regular la expresión de esos estados. Se relaciona con una expresión de las emociones poco adaptativa, ya sea impulsiva hacia otros o hacia sí mismo. Con una dificultad para reconocer, entender por qué nos sentimos como nos sentimos y luego expresarlo de una manera que sea adecuada y saludable para nosotros y las personas con que nos relacionamos”, explica.

La especialista del Ismyb (www.ismyb.cl) indica que en la desregulación emocional se distingue entre quienes están infrarregulados, es decir que explotan por cualquier cosa, y los que están sobre o extremadamente regulados en su expresión emocional: “Ahí están los jóvenes que internalizan todo y que, aparentemente, es como que estuviera todo bien, hasta que hay una crisis”, recalca.

Junto con puntualizar que “la pubertad en sí misma ya es un estresor, un factor de riesgo”, la profesional sostiene que “muchas veces nos cuesta aceptar que nos sentimos enojados, frustrados, avergonzados con determinados temas o cosas que nos pasan. A menudo a los adolescentes les cuesta entender por qué se sienten tan ansiosos, por ejemplo. Hay que ayudarlos a canalizar las emociones y el acompañamiento de los papás es fundamental”.

ATRACONES Y CONDUCTAS AUTOLESIVAS

-¿Cómo se puede detectar esa desrregulación?

-Es importante estar atentos a las señales de que hay un problema en el manejo de emociones en los jóvenes. Con las distintas generaciones adquiere diferentes manifestaciones, pero las más comunes son, por ejemplo, las crisis de ansiedad, y por lo que puedo ver han ido en franco aumento las crisis de ansiedad en los escolares, adolescentes y universitarios, durante la jornada escolar. Los trastornos alimentarios, sobre todo el descontrol, los episodios de atracones, también tienen que ver con descontrol de las emociones; las conconductas autolesivas, relacionadas con cortes o daño físico es casi como una epidemia entre los jóvenes.

-En ese contexto, ¿en qué medida también son un riesgo las adicciones?

-El consumo de droga cuando se vuelve recurrente también es una manifestación de la desrregulación emocional, una dificultad para regular emociones o estados. Todas ellas son formas muy poco adaptativas de tratar de sentirnos mejor o deshacernos de estados incómodos. La vida contemporánea en algunos sentidos ha sido promotora de esta mayor desrregulación emocional, ya que estimula la inmediatez en la satisfacción, no favorece la tolerancia a la frustración, al displacer o incomodidad. Es importante estimular en los niños y jóvenes el control de impulsos; es básicamente la capacidad para tolerar a veces las ganas que tenemos de hacer algo y pensar las consecuencias que determinadas acciones van a tener, tanto para nosotros como para otros, antes de actuar. Hay que pensar cómo, lo que sea que hagamos, nos va a hacer sentir después. Mucho de lo que nos causa ansiedad, angustia, tristeza, tiene que ver con decisiones que tomamos.

-¿Y cómo se alivian esos estados emocionales?

-Hay veces que, por ejemplo, para aliviar la frustración y ansiedad que un joven puede sentir al estar en una clase difícil que le cuesta entender, puede tomar la decisión impulsiva de salir de la sala e irse a su casa. Así evita lo que lo hace sentir ansioso o frustrado, y puede aliviarlo pasajeramente, pero a la larga no resuelve el problema y lo empeora. La próxima vez que el joven deba enfrentarse a esta clase es probable que su ansiedad y malestar aumente más aún, y a veces llegar a una crisis de ansiedad. Una mejor estrategia sería permanecer en clases, pedir ayuda, estudiar más con ayuda de compañeros, por ejemplo, lo que requiere más esfuerzo, pero a la larga es lo que verdaderamente bajará la ansiedad y resuelve el problema, fortaleciendo la autoestima.