Consejero republicano señala que ellos no tienen que llegar a acuerdo con nadie

Luis Silva, profesor y discípulo aventajada de Kast, dejó en claro que la victoria amplia de su partido les permite rayar la cancha tanto a la izquierda como a Chile Vamos en el proceso constitucional. Advirtió que, cuando la gente salga a la calle a pedir una nueva Constitución, él los va a “mandar a la mierda”.

Por EL ÁGORA / Foto: ARCHIVO AGENCIAUNO

Luis Alejandro Silva Irarrázaval, de 45 años, militante republicano y consejero constitucional electo con el mayor número de votos (707 mil), aseguró que no se siente obligado a buscar acuerdos con el sector derrotado.

Silva, quien fue definido por su propio hermano cineasta, Sebastián Silva, como “un peligro nacional”, sacó las garras y los colmillos en entrevista con el Diario Financiero. Ello, luego que se preguntara el porqué siendo mayoría, en la última votación, tendrían necesariamente que llegar a acuerdo con los perdedores.

Dijo:

«Es el gran problema de Chile Vamos hoy. Para ellos dialogar es llegar a acuerdo. Para mí, no. En democracia la regla de la mayoría está para resolver el desacuerdo”.

A su juicio, en la coalición opositora de centroderecha «confunden la apertura de conversar con la necesidad de llegar a acuerdos para alcanzar la paz, cuando al frente tienen gente que no te deja entrar a la plaza».

Silva contó que, siendo estudiante universitario, en el Campus Oriente vivió una traumática experiencia con militantes de izquierda.

Agregó:

«Me sentía obligado a hacer algo. Se me hizo difícil aceptar que hubiese alguien como José Antonio Kast diciendo públicamente exactamente lo mismo que yo pienso y que sufriera amenazas de linchamiento. Que esos compadres, los que linchan, se tomen el espacio público, no lo puedo aceptar», explicó.

«Cuando nos hablan ahora de la necesidad de llegar a acuerdos… ¿por qué cresta, siendo mayoría, tenemos que llegar a acuerdos con la minoría? Que ellos se lo ganen, aquí es problema de ellos, no de nosotros. Yo no quiero pasar máquina, pero aquí la apertura al acuerdo es de quien está en minoría», planteó.

Tras el resultado del domingo 7, señaló el abogado, «el gran problema lo tiene el Gobierno, porque si ellos llaman a aprobar, van a firmar una Constitución de derecha. Si llaman a rechazar, se quedan con la que quisieron cambiar. Y lo que va a pasar es que, en cualquiera de los dos escenarios, cuando dejen de ser gobierno, van a salir a la calle a pedir una nueva Constitución. Y si estamos los republicanos en el Gobierno, los voy a mandar a la mierda».

Todo un “demócrata” el profesor Silva.