Copa Davis: chao, Málaga

Con la derrota por 2 a 1 ante Canadá, el equipo chileno sepultó sus posibilidades de integrar el grupo de ocho países que irán por el título en noviembre. Jarry cumplió la tarea, pero Tabilo y el dobles no pudieron.

Por SERGIO RIED / Foto: AGENCIAS

Con un dramático tiebreak en el dobles que definía la serie entre Chile y Canadá, se cerró la participación del equipo de Nicolás Massú en el Grupo A de las clasificatorias para la ronda final de Málaga.

Chile necesitaba ganar el pleito ante un disminuido cuadro canadiense, sin sus dos mejores jugadores, Félix Auger Aliassime (14º) y Denis Shapovolov (31º).

Pero los suplentes, Gabriel Diallo (158º), Alexis Galarneau (200º) y el veterano Vadek Pospisil (187º) sacaron adelante la tarea derrotando a Chile por 2 a1 y con ello dejando a los nuestros con una casi nula posibilidad de ir a Málaga en noviembre a jugar por la ensaladera de Mr. Davis.

LOS PARTIDOS

Todo comenzó con la sorpresiva aparición de Alejandro Tabilo (124º) en lugar de Cristian Garin (103º) en el singles inicial, contra Alexis Galarneau. Un partido en el que primó la mayor consistencia del canadiense, que con un quiebre se llevó el primer set por 6-3.

En el segundo, el chileno nacido en Canadá despertó de su letargo y llevó la etapa a un tiebreak luego de haber tenido un punto de set a su favor en el 5-4. Y como el cartero no llama dos veces, al revés de como dice el libro de James Cain, Tabilo cayó en un disputado tiebreak por 8-6.

Luego vino el turno entre los número uno, que se definió tal cual estaba pronosticado. Con la victoria de Nicolás Jarry (22º) sobre el promisorio joven de 2.03 metros de altura, Gabriel Diallo, en un partido monocorde, con un Jarry metiendo el 77% de primeros saques y sin conceder puntos de quiebre.

Y entre dos buenos sacadores, se impuso el que tuvo mayor consistencia y regularidad en ese golpe. De ahí que a Nico le bastara con un quiebre en cada set para llevarse el triunfo por un doble 6-4.

Igualados a un triunfo, iba a ser el dobles el que decidiría el futuro de ambos equipos. Chile, con su binomio habitual de Tomás Barrios y Alejandro Tabilo y los canadienses con la dupla de Galarneau-Pospisil.

En un encuentro tan decisivo como éste, se necesitaba más que un buen juego, un temple y una pachorra que respondiera a la más alta competencia. Y esa tuvo la pareja de Canadá, que supo mantener su regularidad a lo largo de las dos mangas que definieron el pleito. Con un quiebre en la primera, para un 6-3 y con un tiebreak impecable en la segunda, que terminó en 8-6.

Así se fue el punto decisivo y se sepultaron las ilusiones de Nico Massú y sus huestes, de estar en Málaga, entre los ocho mejores equipos de tenis del mundo.

En todo caso, este formato de Campeonato del Mundo de Tenis ideado por Gerard Piqué, con su fracaso deportivo y económico, ya firmó su defunción.