Copa Libertadores: a Curicó le quedó grande el desafío

En su primera aparición en el torneo subcontinental, el equipo chileno sucumbió ante un discreto rival cuyo mérito fue cometer menos errores.

Por SERGIO ANTONIO JEREZ / Fotos: PHOTOSPORT

No hay caso con los equipos chilenos. Aunque este año no ha tenido un buen comienzo, Curicó Unido se había ganado con creces su opción de jugar por primera vez la Copa Libertadores, por más que fuera la fase clasificatoria. Pero, una vez más, quedó demostrado que una cosa es el torneo local y otra la exigencia internacional.

Al frente, un rival discreto, sin muchas luces, por más que sea el segundo ubicado en el campeonato paraguayo. Pero este Cerro Porteño tiene muy poco, sin embargo, ese poco le alcanzó para derrotar en el compromiso de ida a un Curicó Unido errático, sin personalidad, carente de recursos colectivos e individuales, que terminó pagando caro su bajo nivel.

Luego un primer tiempo parejo, con un gol anulado por intervención en posición de adelanto de Bechtholdt, que abortó así el gol de cabeza de Barrios –la intervención del VAR duró caso diez minutos y al final fue el árbitro argentino Yael Falcón Pérez quien determinó que no valía-, en la segunda etapa el cuadro local fue dominador absoluto de las acciones, con los curicanos cometiendo error tras error.

Aún así, habría que consignar que el juez pasó por alto una mano clarísima en el área paraguaya, porque a su criterio el jugador tenía la tenía afirmada al piso –la repetición demostró que el defensor movió el brazo para evitar que la pelota fuera al arco-, pero no hubo intervención del VAR y el asunto siguió sin variaciones.

En el último tramo, Cerro sumó gente en ataque –incluyendo al boliviano Marcelo Moreno Martins- y se llevó por delante a los curicanos, hasta que en un córner de Galeano, el defensa Juan Patiño liquidó con certero cabezazo.

Queda aún la revancha, pactada para el martes 28 en Asunción. Pero a la vista de lo expresado en la cancha del Monumental, Curicó Unido tiene poco que ofrecer. Aunque en el fútbol, cualquier cosa puede pasar.

El ingreso del boliviano Marcelo Moreno Martins fue decisivo. Con él, Cerro Porteño ganó en volumen ofensivo.

PORMENORES

Copa Libertadores, fase de clasificación.

Estadio: Monumental.

Árbitro: Yael Falcón Pérez (Argentina).

Curicó Unido (0): F. Cerda; A. Barrios, F. Bechtholdt, O. Merlo, R. De la Fuente; M. Sandoval, A. Nadruz, Y. Leiva; C. Zavala, D. Coelho, F. Castro. DT: Damián Muñoz. Cambios: 61’, F. Ortiz por Sandoval; 87’, F. Fritz por Coelho.

Cerro Porteño (1): M. Martínez; A. Espínola, J. Patiño, G. Báez, L. Rivas; C. Aquino, A. Cardozo, Wilder Viera, F. Carrizo; R. Morales, D. Churín. DT: Facundo Sava. Cambios: 69’, A. Galeano por Aquino y B. Samudio por Carrizo; 74’, M. Moreno Martins por Morales; 90+2’, D. Bobadilla por Cardozo.

Gol: 90’, Juan Patiño, cabezazo (CP).

Tarjetas amarillas: Barrios y Leiva (CU); Carrizo, Espínola y Churín (CP).