Copiapó lo intentará de nuevo

En el desierto de Atacama, el “León” se prepara haciendo gala de su resiliencia permanente: intentará una vez más el tan codiciado ascenso a la Primera División del fútbol chileno.

Por GERARDO SILVA

Luis Galdames, el presidente de Deportes Copiapó, se ha transformado en un luchador tenaz y persistente durante su mandato. El “León de Atacama” ha estado muy cerca de conseguir lo que para el hincha atacameño sería un milagro.

Ya en la temporada 2019, post estallido social, el equipo nortino estaba realizando una buena campaña, pero el torneo fue suspendido cuando los copiapinos se encontraban en un muy buen momento. La ANFP  realizó algunos ajustes y, para no dejar la temporada trunca, improvisó una liguilla en el Estadio Nacional. El equipo,  en  aquel momento dirigido por Héctor Almandoz, realizó una muy buena liguilla de promoción; sin embargo, se inclinó ante Deportes Temuco, que fue el finalista, quien a su vez en la final también se inclinaría ante Deportes La Serena.

Finalmente, una pequeña decepción. Luego, y en tiempos de pandemia, el torneo se realizó de manera bastante irregular. Los nortinos tuvieron que realizar un gran esfuerzo para mantenerse en la categoría, esta vez al mando técnico del profesor Emiliano Astorga, en reemplazo del argentino, que dejó sin pensarlo mucho a los “leones”, para irse a los Pumas de Antofagasta, en donde  tuvo una performance para el olvido.  

Para la temporada 2021, el club contrató a un viejo conocido -Erwin Durán-, técnico que, al parecer, tiene muchas afinidades con el mandamás de la institución, y juntos armaron un buen equipo, realizando una excelente campaña, clasificándose en la segunda posición para la liguilla de promoción. Allí solamente se inclinó ante Coquimbo Unido, que fue el campeón.

Como las cosas para el “León de Atacama” nunca han sido fáciles, después de ganar la liguilla y clasificarse para jugar con el antepenúltimo de la Primera División, una vez más aparece la ANFP con sus problemas administrativos. La poca claridad y transparencia en el cumplimiento del reglamento por parte de algunos clubes, permite que, después de un largo debate en la primera y segunda sala del Tribunal de Disciplina del ente rector del fútbol nacional, se determinó descender a Deportes Melipilla, lo que significó un cambio de rival para el “león atacameño”.

Terrible. A reorganizar todo y planificar para jugar con un rival absolutamente distinto, con características futbolísticas totalmente diferentes. Y mientras esto sucedía, el técnico Erwin Durán no quiso desgastarse más y aprovechó la buena campaña para dejar la institución y recalar en los hijos del temporal. Podemos estar o no de acuerdo con esta decisión, pero finalmente fue legítima y respetable. 

Todo muy complejo, panorama sumamente difícil, que finalmente el cuadro nortino no pudo superar. Enfrentó a Huachipato en un partido de ida y vuelta, y el tiempo que tuvo que esperar para definir le pasó la cuenta. Los de Talcahuano vencieron en ambos encuentros, pero independiente de este mal resultado deportivo lo que debemos destacar es el temple, el temperamento, la convicción y la innegable capacidad de reinventarse por parte del presidente Luis Galdames y su directorio.

Rápidamente, sin perder más tiempo, empiezan a armar un equipo para ir directamente por el ascenso. Nobleza pura, digno de destacar, el intento ahora lo harán bajo la conducción técnica nuevamente de Héctor Almandoz. 

Sí, vuelve el argentino al banquillo atacameño. Soportaron estoicos el alejamiento de algunos jugadores y rápidamente se pusieron a trabajar para armar un equipo bastante interesante, con muy buenos nombres, que seguramente les permitirá una vez más dar la pelea, ilusionados quizás en qué finalmente serán premiados en su esfuerzo y lograrán lo que todo copiapino desea para su club: el ascenso definitivo a la Primera División, para de esa manera volver a jugar en la liga de oro de nuestro fútbol, como alguna vez lo hizo Regional Atacama hasta 1998. 

Sólo cabe señalar que no sólo los talentosos y los que ostentan el mayor poder económico tienen la posibilidad de subirse al podio de los ganadores, sino también aquellos que se esfuerzan con esmero y con convicción por lograr sus objetivos. Próximos a debutar, Deportes Copiapó está más vivo que nunca, y dispuesto a acumular kilómetros y kilómetros de esfuerzo, trabajo duro, y quizás también más de alguna injusticia, convencidos de que, manteniendo su espíritu combativo, lograrán finalmente el éxito deportivo que largamente se merecen.