Coquimbo le pasó por encima a Colo Colo

Más en el juego que en el resultado, el cuadro “pirata” fue bastante más que un equipo albo que, ausentes sus veteranos, carece de jugadores de nivel para suplirlos. En un partido pobre técnicamente, pero intenso y a ratos áspero, el local siempre impuso sus términos. El 2-0 final no admite dudas, más allá del gol en “off-side” de Pinilla.

En un partido técnicamente pobre, pero intenso y a ratos áspero, Coquimbo Unido fue más que Colo Colo y lo derrotó inapelablemente por 2 a 0, en partido jugado en el estadio “Francisco Sánchez Rumoroso” del nortino puerto.

Como se esperaba, tras el encuentro que el pasado martes que el “Cacique” debió disputar en la altura de Quito, por la Copa Sudamericana, el técnico albo Mario Salas se vio enfrentado a una disyuntiva que lo complicará durante todo el año: si ubicar a Valdivia y Paredes de titulares o, como varias otras veces, reservarlos para los minutos finales.

Se sabe: ninguno de los dos está para 90 minutos. Menos con un partido de entre semana en el cuerpo. ¿Cuál es el problema? Que sus reemplazantes, Vilches y Alarcón, siguen siendo un nulo aporte, sólo que Salas no tiene a nada más a que echar mano, aunque permanece la duda acerca de si Parraguez, que estaba en el banco, podría aportar algo más que un centro atacante que carece por completo de velocidad y habilidad para resolver problemas por si mismo cuando, como en esta ocasión, no hay además fútbol asociado ni un talentoso capaz de meter un pase con ventaja.

De nada de esto, por cierto, tiene la culpa Coquimbo Unido, que salió a llevarse por delante a un rival que carece de la calidad suficiente como para neutralizar la marca pegajosa tocando de primera. Una y otra vez los jugadores albos fueron anticipados, por esa falencia técnica de tener primero que recibir antes de saber con quién jugar. Y cuando se ponían a pensarlo, ya había pasado un hombre de Coquimbo para llevarse el balón.

El primer tiempo fue de una chatura exasperante, por lado y lado. La diferencia es que, mientras Coquimbo Unido al menos intentaba jugar, con todas sus falencias e imprecisiones, Colo Colo sencillamente no podía. Porque aparte de no haber tenido nunca una salida limpia, cada vez que se veía obligado a dividir -y que fueron muchas- o el pelotazo era absolutamente desmedido o el eventual receptor era anticipado.

¿Cómo puede prosperar en el terreno de juego un cuadro que, como Colo Colo, tiene a un Insaurralde metiendo a cada rato balonazos sin destino? El chaqueño tiene sin duda oficio y generalmente va bien arriba, pero con la pelota en los pies deja mucho que desear, porque frecuentemente sus envíos van a dar a los pies de un adversario.

En ese fútbol de pelotazos, era también un poco mejor Coquimbo Unido. Mientras Colo Colo era un equipo partido en dos, porque su mediocampo definitivamente no funcionada, el local al menos llenaba mejor la cancha, y donde quiera que fuera la pelota había siempre -o casi siempre- un receptor para armar la jugada siguiente.

No era mucho, en todo caso, lo que había pasado en ambas áreas cuando, temprano en la segunda etapa, Coquimbo Unido encontró premio a sus afanes. Perdió otra pelota Colo Colo en la salida y Farfán, el mejor jugador del partido, eludió a Insaurrale para quedar mano a mano con Cortés. Su remate dio en la pierna del arquero y sobre la línea fue introducido hacia las mallas por Benítez.

Se jugaba el minuto 52’ y Salas se decidió por fin a mandar a la cancha a Valdivia, apenas seis minutos después del tanto de la apertura. Y aunque el “Mago” no pudo rehacer a un equipo que se caía a pedazos, fue igual mucho más trascendente que Alarcón, que una vez más no había existido. Por lo menos metió un par de pases de su marca y su sola presencia obligó a los jugadores de Coquimbo a frenarlo con reiteradas faltas.

Minutos después, ingresó Paredes, pero no se puede decir que jugó. Si en la paridad Coquimbo Unido no había dejado espacios, mucho menos ahora que atesoraba un triunfo más que valioso. En el único balón que además le llegó bien jugado, en el minuto 86, el carrerón que intentó por la izquierda evidenció su lentitud natural de un tipo con 39 años a cuestas. Partió con ventaja, pero fue alcanzado y su remate se perdió en un simple tiro de esquina.

Si alguna duda quedaba, en todo caso, acerca de quién había sido superior en el trámite de 90 minutos, ellas se esfumaron cuando, en el minuto 76, Pinilla empalmó el cabezazo desde clara posición “off-side” no advertida, sin embargo, ni por el guardalíneas ni mucho menos por el árbitro.

Daba lo mismo. Quedó la impresión de que Colo Colo podía jugar una hora más y nunca iba a poder vulnerar la portería de Cano. ¿A qué puede aspirar un equipo cuyos mejores jugadores son unos veteranos? ¿Qué puede hacer Mouche, el único atacante de nivel que tiene el “Cacique”, peleando solo contra el mundo y además pésimamente asistido?

Lo dicho: Con su juego rústico, pero intenso y efectivo, Coquimbo Unido fue bastante más que este Colo Colo cuyo plantel sigue estando muy sobrevalorado.

PORMENORES

Campeonato Nacional. Partido válido por la séptima fecha.

Estadio: “Francisco Sánchez Rumoroso”, de Coquimbo.

Público: 14.240 espectadores.

Arbitro: José Cabero.

COQUIMBO UNIDO: Cano; Salas, Silva, Oyarzún, Cabrera; Navarrete (88’ Torres), Cornejo, Galani; Farfán, Pineda (65’ Pinilla), Muñoz (11’ Benítez).

COLO COLO: Cortés; Zaldivia, Barroso, Insaurralde; Campos, Pavez, Suazo, Alarcón (58’ Valdivia), Gutiérrez (73’ Parraguez); Vilches (66’ Paredes) y Mouche.

GOLES: a los 52’ Benítez y a los 76’ Pinilla (cabezazo).

Tarjetas amarillas: en Coquimbo, Cano, Silva, Cornejo, Galani y Pinilla; en Colo Colo, Insaurralde y Valdivia.