Coquimbo logró un respiro a costa de un improductivo Huachipato

El cuadro “pirata”, candidato de fierro para irse a la B, se encontró con un penal que sólo vio el VAR y, a partir de ese momento, en el CAP de Talcahuano defendió su mínima ventaja con uñas y dientes.

Por EDUARDO BRUNA / Foto: AGENCIAUNO

En más de media hora de juego, Coquimbo Unido no había llegado nunca con posibilidades al arco de Castellón. Ni siquiera había tenido eso que llaman “aproximaciones”. En buenas cuentas, la pobreza franciscana de su juego explicaba con toda claridad el por qué, hasta antes de este partido, el elenco “pirata” era candidato de fierro para irse a la B. Sin embargo, ese cuadro, al parecer irremediablemente condenado, encontró un respiro al vencer 1-0 a Huachipato en su visita al estadio CAP, en partido que abría la fecha 27 del Campeonato Nacional.

Y al gol, Coquimbo Unido llegó de la manera más impensada, porque corría el minuto 31, atacaba una vez más Huachipato, y el árbitro Nicolás Gamboa, advertido por el VAR, fue a revisar una jugada ocurrida instantes antes en el área “acerera”, y en la que nadie, pero absolutamente nadie, había reparado. Frente al monitor, y revisándola una y otra vez, el pito decidió que Benjamín Gazzolo había cometido penal en contra de Rubén Farfán, tomándolo ante un centro que, como tantos, no traía consecuencias. A decir verdad, pareció una jugada como las tantas que hay en cada partido, en que defensores y atacantes se agarran y se tironean tratando de que no se note.

Esta vez tampoco se notó, sólo que los encargados del VAR, mucho más atentos y agudos, vieron falta. Frente a la pelota, y desde los doce pasos, Ignacio Jeraldino aprovechó la oportunidad de oro que su cuadro se había encontrado en un trapito y con su disparo dejó a Gabriel Castellón tirado al lado opuesto.

Hasta ahí, todo había sido de Huachipato, que no es tampoco un gran equipo ni mucho menos, pero lo suficiente como para superar en el juego al colista absoluto del torneo. Y siguió siendo mejor (o menos malo si usted quiere), sólo que, como suele ocurrirles a nuestros equipos cuando enfrentan a una defensa muy poblada, careció de claridad para traducir en la red su dominio. Las pocas veces que a pesar de todo se adivinó el gol “acerero”, apareció el arquero Guillermo Orellana, para impedirlo como fuera, o un zaguero –como Federico Pereyra- que la sacó desde la línea cuando el meta, por salir a puñetear, había quedado absolutamente descolocado.

Sufriendo, tirándola para cualquier parte y -las menos-, tratando de retener el balón en campo rival, Coquimbo Unido sumó tres puntos que no estaban en los cálculos de nadie. Como mucho, de ese puñadito de hinchas “piratas” que viajó cientos de kilómetros esperando poder abrazarse de nuevo, cuestión que no ocurría desde agosto.

Los tres puntos conquistados en el CAP son claramente un respiro para Coquimbo Unido, que desde luego sigue complicado, pero al menos en la recta final encontró algo de aire. Es un envión anímico que necesitaba, porque en la próxima fecha debe recibir a un Colo Colo que, en una de esas, llega al Sanchez Rumoroso con la corona puesta.

PORMENORES

Campeonato Nacional, fecha 27.

Estadio: CAP de Talcahuano.

Público: 1.349 espectadores.

Árbitro: Nicolás Gamboa.

Huachipato (0): G. Castellón; B. Gazzolo, O. González, R. Malanca; J. Gutiérrez, G. Montes, C. Sepúlveda, J. Altamirano, N. Baeza; M. Rodríguez, C. Martínez. DT: Mario Salas. Cambios: 46’, A. Castillo por Malanca y M. Cañete por Sepúlveda; 65’, J. Sánchez por Rodríguez; 71’, W. Mazzantti por Beza; 85’, C. Lobos por Montes.

Coquimbo Unido (1): G. Orellana; D. Escobar, F. Pereyra, G. Gordillo, N. Berardo; S. Galani, J. Gatica, F. Carmona; R. Farfán, I. Jeraldino y J. Bravo. DT: Fernando Díaz. Cambios: 57’, C. Barrera por Bravo; 74’, R. Escobar por Carmona; 80’, N. Gauna por Farfán y C. Aravena por Jeraldino.

Gol: 33’, Ignacio Jeraldino, de penal (CU).

Tarjetas amarillas: Gazzolo (H); Orellana (CU).