Corte de Apelaciones suspendió a conservador de bienes raíces acusado por acoso sexual

Las medidas responden a denuncias por conducta inapropiada, que incluyeron invitaciones indebidas a trabajadoras bajo pretextos laborales, generando un ambiente laboral hostil.

Por CRISTIÁN CARRIÓN N. / Foto (referencial): ARCHIVO

La Corte de Apelaciones de Antofagasta acordó este martes imponer dos medidas disciplinarias -de cuatro meses cada una- por conductas de acoso laboral y sexual contra Álvaro Toledo Soto, conservador de bienes raíces, comercio y archivero judicial de Calama.

Además, solicitó a la Corte Suprema la apertura de un cuaderno de remoción por conductas de acoso sexual.

LOS HECHOS

El 23 de noviembre de 2023, el tribunal pleno ordenó la apertura de dos investigaciones sumarias para determinar responsabilidades disciplinarias en contra de Toledo Soto, tras las denuncias formuladas al ministro visitador de ese entonces, Juan Opazo Lagos, respecto de acoso laboral y acoso sexual.

Por el primer sumario, la Corte de Apelaciones estableció la suspensión de funciones por cuatro meses, período en el cual el investigado gozaría de medio sueldo, por incumplimiento de sus deberes funcionarios y obligaciones ministeriales que le impone el artículo 544 N°8 del Código Orgánico de Tribunales.

En el caso del segundo sumario, el tribunal pleno acordó solicitar “de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 21 inciso segundo del Acta 103-2028 de la Excma. Corte Suprema, a nuestro máximo Tribunal, la apertura de cuaderno de remoción del señor Álvaro Toledo Soto, conservador de bienes raíces, comercio y archivero judicial de Calama”.

En torno al acoso sexual, el fallo apunta a que los actos que el conservador llevó a cabo se concretaron “de manera uniforme, utilizando las mismas herramientas y el mismo tipo de requerimientos para cada una de las tres denunciantes, materializándose así en invitaciones que en principio importaban un almuerzo de trabajo, para luego, transformarlo en invitaciones indebidas hacia lugares inadecuados”.

Sobre los hechos que constituyen acoso laboral, el pleno consideró que esto significa “la generación de un ambiente o clima laboral humillante, intimidatorio, hostil y degradante para sus trabajadoras, lo que se ha traducido en afectaciones en la esfera de la salud mental comprobable a través de un elemento externo de una de las denunciantes y que se plasma en el informe psicológico acompañado”.