Corte Suprema aumenta pena del ex general Cheyre por Caravana de la Muerte

El máximo tribunal determinó condenarlo a cinco años, al declararlo cómplice y no encubridor del homicidio de 15 detenidos en el regimiento Arica de La Serena.

Por EL ÁGORA / Foto: ARCHIVO

La Corte Suprema aumentó este jueves la pena de tres a cinco años al ex comandante en jefe del Ejército, general (r) Juan Emilio Cheyre como cómplice y no como encubridor del asesinato de 15 detenidos en el Regimiento Arica, hecho ocurrido en octubre de 1973 en el marco de la llamada Caravana de la Muerte.

El ex general Cheyre había sido condenado, en noviembre de 2018, por el ministro en visita Mario Carroza, como encubridor de dichos crímenes. Sin embargo, la Segunda Sala de la Corte Suprema, integrada por los ministros Haroldo Brito, Manuel Antonio Valderrama, Jorge Dahm, Leopoldo Llanos y la ministra María Teresa Letelier, le aumentó la pena considerando que «se incurrió en error al calificar la participación atribuida al condenado Cheyre Espinoza como encubridor de los homicidios, estableciéndola en la complicidad».

Sin embargo, el ex militar mantiene el beneficio de la libertad vigilada.

Para el Golpe de Estado, Cheyre tenía 25 años, era teniente y ejercía como ayudante del comandante del Regimiento Arica, de La Serena, el coronel Ariosto Lapostol. El proceso instruido por el juez Carroza, no pudo atribuirle mando sobre las tropas involucradas en los crímenes de la comitiva liderada por el general Sergio Arellano Stark, fallecido en 2016, por lo que se le condenó como encubridor de los asesinatos.

Este jueves, la Suprema estableció en la sentencia que «sin duda la reunión entre la Comitiva y una parte del personal del Regimiento de Artillería N° 2 Arica de La Serena corresponde a un momento previo a los delitos cometidos y en ella se revisaron los antecedentes estadísticos de quienes se buscaba acelerar los procesos que afectaban a detenidos políticos y en su caso, de inmediato proceder a ejecutarles».

La resolución indica que: «Tal tarea era propia de quienes conformaban el círculo más selecto de la unidad militar que era visitada por la comitiva, de allí que sus principales partícipes eran, entre otros, Sergio Arellano Stark, Marcelo Moren Brito, Ariosto Lapostol Orrego, Manuel Cazanga Pereira y, además, quien era el ayudante del primer mando del Regimiento, el sentenciado Juan Emilio Cheyre Espinoza. En este sentido, esta reunión forma parte de un acto de selección, en donde todos (salvo los fallecidos), vienen respondiendo criminalmente pues, consecuencialmente, la misma ha de entenderse como un suceso previo y propio de una cooperación criminal en aras de la concreción de la fatídica misión de la comitiva encabezada por Arellano Stark, aspecto que forma parte del cúmulo de antecedentes probatorios que sirvieron de base en la construcción de los hechos y por ello resulta errada la falta de valoración de este evento que, sin dudas, tiene una relevancia penal pues la misma supuso el momento en que se determinó, nada más ni nada menos que la identidad de las víctimas que luego serían ejecutadas, ello, por supuesto acorde con la afinidad política que profesaban o bien, según la peligrosidad que sus victimarios les atribuían».

Además de Cheyre, la Corte Suprema condenó este jueves a otros ocho militares en retiro en el marco del episodio La Serena. A Pedro Espinoza Bravo y Juan Chiminelli Fullerton se les impuso 15 años y un día de presidio, en calidad de autores de los 15 homicidios calificados.

Víctor Hugo Alegría Rodríguez, Jaime Ojeda Torrent y Emilio de la Mahotiere González deberán purgar 10 años y un día de presidio, como cómplices de los 15 delitos.

Por último, Hernán Valdebenito Buggman, Guillermo Raby Arancibia y Luis Araos Flores fueron condenados a cinco años y un día de presidio como encubridores.

Las víctimas fueron identificadas como Óscar Gastón Aedo Herrera, Marcos Enrique Barrantes Alcayaga, Mario Alberto Ramírez Sepúlveda, Hipólito Pedro Cortés Álvarez, Jorge Abel Contreras Godoy, Roberto Guzmán Santa Cruz, Jorge Mario Jordán Domic, Gabriel Gonzalo Vergara Muñoz, Carlos Enrique Alcayaga Varela, Jorge Ovidio Osorio Zamora, José Eduardo Araya González, Óscar Armando Cortés Cortés, Manuel Jachadur Marcarian Jamett, Víctor Fernando Escobar Astudillo y Jorge Washington Peña Hen. Este último, considerado hijo ilustre de La Serena, era director de la Orquesta Filarmónica y creador de la Orquesta Filarmónica de Niños.