Créditos hipotecarios: la problemática en el acceso aumenta sustancialmente

Un 40% ha aumentado el ingreso mínimo para obtener un crédito hipotecario desde el 2021, esto debido a las mayores exigencias de la banca y a una economía mucho más debilitada.

Por CRISTIÁN CARRIÓN N. / Foto (referencial): ARCHIVO

“Esta situación limita el acceso de las familias a la adquisición de una vivienda, ya que su poder adquisitivo se ha deteriorado”, señala Sergio Barros, director ejecutivo de Enlace Inmobiliario, sitio especializado en este rubro, refiriéndose a las mayores exigencias que las entidades bancarias ponen para conseguir un préstamo.

Por ejemplo, para solicitar un préstamo de UF 2.000 ($74.454.580), se necesitaría un ingreso mensual líquido cercano a $1.850.000 para poder solventar el dividendo en un período de 25 años.

Por contra partida, el año 2021 se requería un ingreso de $1.300.000, lo que significa aproximadamente un 40 por ciento de aumento.

En ese sentido, Barros manifiesta que “una de las principales razones por las cuales la banca está solicitando un ingreso mayor, es por el aumento en el precio de las propiedades y los costos financieros”.

Una opción que genera consenso en los expertos es incorporar un codeudor solidario, el cual comparte en partes iguales junto al deudor original las obligaciones del crédito. “El complemento de renta con un tercero es una solución para llegar a los montos que hoy en día está exigiendo la banca”, indica el ejecutivo.

Ésta es una posibilidad que no es tan utilizada, por lo que podría ser más difundida por las instituciones financieras e inmobiliarias en un futuro cercano, como una forma de fidelizar a las personas que quieren hacer una inversión relevante en su vida, como es la vivienda propia.