Croacia: el finalista que mezcló buen fútbol y corazón

Gracias a la sobresaliente actuación de Luka Modric, que lideró la remontada de su equipo, el cuadro de balcánico superó 2-1 a Inglaterra en el tiempo suplementario. Los croatas serán protagonista, junto a Francia, de una final inédita.

El tempranero golazo de Inglaterra, con un impecable tiro libre de Kieran Trippier (5´), marcó el trámite del primer tiempo, ya que los ingleses entendieron que buena parte de la tarea estaba cumplida y retrasaron sus líneas. La invitación a atacar, sin embargo, no fue aprovechada por Croacia, que inquietó muy poco en el lapso inicial, por lo que el partido se tornó abúlico a ratos.

Incluso fue el equipo de Henry Kane, de buena primera fase pero con un rendimiento a la baja en los partidos más importantes, pareció estar más cerca de alcanzar la tranquilidad en el marcador, pero la mala puntería le pasó la cuenta a los ingleses, que poco a poco vieron crecer a Croacia, especialmente cuando apareció su líder: Luka Modric.

Fue el capitán croata el que despertó a sus compañeros, mostrándose siempre como opción de pase, generando espacios y aclarando permanentemente el panorama. Esa insistencia si bien no se reflejó en llegadas constantes, sí impulsó a su equipo a buscar la igualdad con mejor actitud, pese a tener en el cuerpo una prórroga más que su rival.

Los croatas conmovieron al mundo por su esfuerzo, demostrando que jugar con el corazón en la mano también es válido para un cuadro de buen pie. Cada jugador comenzó a disputar la pelota como si fuera la última, como lo hizo Iván Perisic, que con una rápida contorción pudo anticipar a su marcador para decretar el gol de la esperanza (68´), ya cuando el partido entraba en la recta final.

Pero Croacia no se conformó con eso, porque entendiendo la importancia de cerrar el encuentro en los noventa minuto salió decidida a ganar antes de la prórroga. Y estuvo cerca, porque Perisic la estrelló en el palo en la jugada siguiente, mientras Inglaterra parecía estar más cerca de tirar la toalla que de volver al partido.

Finalmente la insistencia croata, que emocionó hasta los rusos que en un comienzo estaban con Inglaterra y que al final terminaron alentando a Croacia, se diluyó con el pitazo del turco Cakir. A esas alturas para Inglaterra la prórroga parecía un buen negocio, ya que sus jugadores sintieron la presión del rival, que estuvo a punto de terminar en la red.

Los primeros minutos del tiempo suplementario ofrecieron una imagen distinta a lo que vendría después: los ingleses quisieron golpear la mesa presionando más arriba, pero al final las llegadas no fueron más que aproximaciones. En cambio Croacia fue más contundente en esos momentos, porque nuevamente tomó el control del partido y además fue un cuadro mucho más profundo.

Mario Mandzukic, en el arranque del segundo tiempo suplementario, aprovechó la distracción de Stone para enfrentar solo a Pickford y batirlo con un remate cruzado (108´), convirtiendo el gol más importante en la historia de Croacia, un tanto que instaló al equipo de Modric por primera vez en una final del mundo.
Un merecido finalista que supo ganarle con autoridad a Argentina en la fase de grupos (también a Nigeria e Islandia), y que tuvo el carácter para derrotar a Dinamarca y a Rusia en tandas de penales. Ahora con tres prórrogas en el cuerpo, es decir, 90 minutos más que Francia, su próximo rival, intentará desmotarle al mundo que es posible mezclar buen fútbol con temperamento y corazón.

Pormenores:
Estadio Luzhniki de Moscú
Público: 78.011espectadores controlados
Árbitro: Cuneyt Cakir (TUR).

Croacia: D. Subasic; S. Vrsaljiko, D. Lovren, D. Vida, I. Strinic (95′, J. Pivaric); I. Rakitic, M. Brozovic; A. Revic (101′, A. Kramaric), L. Modric (119′, M. Vadelj), I. Perisic; M. Mandzukic (115′, V. Korluca). DT: Z. Dalic.
Inglaterra: J. Pickford; K. Walker (111′, J. Vardy), J. Stones, H. Maguire; K. Trippier, J. Henderson (96′, E. Dier), A. Young (91′, D. Rose); Dele, J. Lingard; R. Sterling (74′, M. Rashford), H. Kane. DT: G. Southgate.
Goles: 0-1: 5′, Trippier (ING); 1-1: 68′, Perisic (CRO); 2-1: 108′, Mandzukic (CRO).
Tarjetas amarillas: Mandzukic y Revic (CRO); Walker (ING)