Crónicas de Sergio Ried: El hijo de Dean Martin, tenista y actor

Dino Martin fue escogido para protagonizar la película “Players”, donde disputaba un partido con Guillermo Vilas en Wimbledon. Lo conocí en un torneo que organicé en Florida.

Por SERGIO RIED / Fotos: ARCHIVO

Cuando el director de cine estadounidense Anthony Harvey decidió llevar a la pantalla grande la historia de un joven campeón de tenis que conquista a una hermosa mujer mayor, casada con un millonario, lo primero que hizo fue contratar a un actor que realmente jugara tenis.

No quería otra de esas películas en que los personajes no le pegan ni al quinto bote y deben ser «doblados» por jugadores de verdad.

Y se acordó que el hijo de su amigo Dean Martin era un muy buen tenista, además de actor, cantante y presentador. Así llego al filme “Players” (“Amor en juego”, en su versión española), el joven y apuestos Dean Paul «Dino»Martín, en el rol protagónico, junto a la bella actriz Ali MacGraw.

CAMPEÓN Y GUAPO

Conocí a Dino en un torneo del antiguo circuito Penn, actualmente categoría Futures, que realicé el año 1975 en mi club de Saint Petersburg Beach, Florida. Dino llegó en su avión privado, que el mismo pilotaba en su calidad de piloto militar estadounidense.

El autor con Dino Martin en Saint Petersburg Beach / REPRODUCCIÓN

Gran jugador, humilde y sencillo, trataba de no llamar la atención porque sabía que de difundirse la noticia de que él estaba en el torneo, la multitud de chicas jóvenes y otras no tanto, se volvería incontrolable.

Alojaba en el hotel Sheraton, mientras otros jugadores dormían en casas de socios del club o en sus autos. Sus raquetas Wilson Jack Kramer, se las encordaba con cuerdas de tripa, de un precio cuatro o cinco veces mayor que las sintéticas que usaban sus colegas. Y obvio, su ropa, zapatillas y raquetas le eran proporcionadas por «sponsors» de marcas de gran prestigio.

Dino pasó tres rondas y no ganó el campeonato, pero yo tuve el privilegio de practicar con él y conocer a su famoso padre (mi ídolo junto con Frankie Sinatra), que lo iba a ver jugar cada vez que podía.

A Dino lo volví a ver en 1979, en Wimbledon, dónde se filmaron las primeras escenas del partido, que, según el guion de la película, jugaba el protagonista contra el verdadero Guillermo Vilas (foto principal).

Una escena tan real, que incluso se jugó con el mismo público que había en el partido anterior del centre court de la ciudad catedral del tenis.

Era la primera vez que el cine mostraba trozos de un partido de tenis «de verdad».

Diez años después, Dino encontró la muerte a bordo del avión de guerra que pilotaba, cuando se estrelló en las Gorgonia Mountains, en California.