Crónicas de Sergio Ried: La batalla de los sexos

Así se conoce el mediático partido de tenis que jugaron Billie Jean King y Bobby Riggs el 20 de septiembre de 1973, en el Astrodome Arena de Houston, Texas.

Por SERGIO RIED / Fotos: ARCHIVO

Lo llamaron “La batalla de los sexos”, un partido en el que el mejor tenista del mundo durante la Segunda Guerra Mundial y campeón de Wimbledon en 1939, a la sazón de 55 años, Bobby Riggs, desafió a la número uno del mundo Billie Jean King, de 29, para demostrar su menosprecio por el tenis femenino.

En un comienzo, Billie Jean rechazó el desafío, pero cuando Margaret Court saltó a la arena aceptando el reto, que tuvo lugar en mayo de 1973 en California y el que perdió 6-2 y 6-1, King echó pie atrás y recogió el guante.

Así nació el espectáculo más mediático en la historia del tenis y del deporte. La parafernalia casi circense, desatada semanas antes del especial duelo, hizo que los contenedores desfilaran por los programas de televisión, filmaran spots publicitarios, grabaran sus entrenamientos cual Rocky Balboa y fueran, durante un mes, tema relevante en Estados Unidos y el mundo.

Billie Jean King y Bobby Riggs, listos para comenzar el duelo.

MÁS QUE UN PARTIDO DE TENIS

Y tal como en el boxeo, en un rincón estaba la más ardiente luchadora por los derechos de la mujer, y en el otro, el hombre que se identificaba a sí mismo como «el último chauvinista» y declaraba públicamente que «las mujeres apestan».

Todo ello contribuyó a que en el Astrodome hubiera 30.472 espectadores, entre los que me contaba yo, gracias al gran ex campeón Butch Buccholz, dueño del club de tenis de Saint Louis, Missouri, donde yo ejercía como tennis pro.

Siguiendo con la conmoción provocada por el encuentro, se calcula que sólo en Estados Unidos tuvo más de 50 millones de televidentes y en el resto del mundo fue visto por otros 90 millones.

El premio de 100 mil dólares para el ganador, era una migaja al lado de las cifras astronómicas que movió el evento en todas las esferas del país, y entre las mafias de juego ilegal y los apostadores.

EL ENCUENTRO

Ante el mayor público registrado para un partido de tenis hasta ese momento, los contenedores hicieron un apoteósico ingreso al estadio. Billie Jean en un carro romano, como una auténtica Cleopatra, rodeada de cuatro musculosos siervos, y Bobby Riggs como un emperador, flanqueado por bellas modelos, portando un cartel que decía “Sugar Daddy” (“Papito Corazón”).

De tenis poco, ya que Billie Jean dio fácil cuenta del pobre Bobby por 6-4, 6-3 y 6-3, aunque se asegura que el empedernido jugador, se dejó ganar para cancelar una millonaria deuda que arrastraba con las mafias del juego ilegal.

Claro que eso nunca fue confirmado.

Emma Stone y Steve Carell protagonizaron «La batalla de los sexos», película de 2017, dirigida por Jonathan Dayton y Valerie Faris, recreando el mítico encuentro.