Crónicas de Sergio Ried: recordando el «domingo del pueblo»

Con motivo de las lluvias que han impedido el normal desarrollo de este Wimbledon 2023, viene a la memoria el legendario «people sunday» o “domingo del pueblo», que a partir de 2022 dejó de existir, por eso ahora se jugará los 14 días sin interrupción, como en los otros tres Grand Slams.

Por SERGIO RIED / Fotos: ARCHIVO

El 30 de junio de 1991 se rompió una tradición de 114 años en Wimbledon, cuando, por primera vez en su historia, se jugó en el sagrado «middle sunday» (“domingo del medio”) debido a que después de cuatro días de competencia, sólo se habían completado 52 de los 240 partidos programados, debido a las intensas lluvias que azotaron Londres.

Habían transcurrido 72 horas desde que el campeón defensor Stefan Edberg había eliminado al suizo Marc Rosset en el partido inaugural, cuando el cielo abrió sus compuertas, haciendo trizas la programación.

Hecho que se repitió, otras tres veces, los años 1997, 2004 y 2016.

PÚBLICO DE FÚTBOL

La primera vez que el All England Tennis and Crocket Club abrió sus puertas para su torneo anual un domingo, fue el año 1991, con entradas que se vendieron en ventanilla por orden de llegada, a sólo 10 libras esterlinas, lo que llevó a que asistieran 24.894 personas, la mayoría de las cuales jamás había pisado la Catedral.

Se creó un ambiente de fútbol, con un público bullicioso y entusiasta que hizo temblar a la aristocracia británica, pero que fue muy bien recibido por los jugadores, que como Jimmy Connors, John MacEnroe y Martina Navratilova celebraron con entusiasmo porque les recordaba el público neoyorkino del US Open.

Cosas del pasado que cobran actualidad ante las muchas suspensiones por lluvia en esta edición de 2023.