Cuba: Elián González está a punto de convertirse en legislador

El niño de cinco años encontrado solo en el estrecho de Florida en 1999 y cuya custodia legal generó toda una teleserie, ahora tiene un camino trazado en la política cubana.

Por ANDRÉS ALBURQUERQUE / Fotos: ARCHIVO

Elián González, el niño cubano que desencadenó una batalla internacional por su custodia tras ser encontrado flotando solo en el estrecho de Florida en 1999, está a punto de convertirse en miembro del Parlamento de Cuba.

González, ahora de 29 años, y conocido mundialmente como «El Balserito», es ingeniero industrial y uno de los 470 dirigentes municipales que fueron propuestos para formar parte de la Asamblea Nacional del país. Aunque aún no se han celebrado elecciones (previstas para el 26 de marzo), se espera que su candidatura salga adelante.

Granma, el periódico del Partido Comunista de Cuba, se hizo eco por primera vez de la noticia.

Cuando tenía cinco años, González fue rescatado en la costa de Florida el Día de Acción de Gracias por unos pescadores que lo encontraron asido a una cámara de aire. Llevaba dos días a la deriva y era el único superviviente de un intento de huida de Cuba de su madre y otras nueve personas, quienes murieron al volcar y hundirse la embarcación.

González fue llevado a Estados Unidos y enviado a vivir con unos parientes en Miami. Pero en su país, su padre, Juan Miguel, y Fidel Castro lo querían de vuelta. Juntos emprendieron una campaña exigiendo el regreso de González.

La batalla legal se prolongó durante varios meses, avivando las hostilidades entre los dos países.

Finalmente, el Tribunal Supremo de Estados Unidos rechazó la apelación que pretendía mantenerlo en el país. Pero la familia del niño en Miami se negó a entregarlo.

Las imágenes de la intervención del FBI para recuperar a Elián de sus familiares, que se negaban a entregarlo, causaron controversia mundial.

Entonces, el 22 de abril de 2000, agentes federales armados asaltaron la casa de los familiares de González, y como la redada fue televisada, las imágenes del aterrorizado niño provocaron protestas y contramanifestaciones.

Al final, González y su padre se reunieron y regresaron a Cuba en junio de 2000.

Y aunque el padre de Elián dijo que el niño llevaría una vida tranquila, la fama le ha perseguido por décadas. En 2008, cuando tenía 14 años, volvió a aparecer en los titulares tras unirse a la Unión de Jóvenes Comunistas de Cuba. Y en 2015, en el 15° aniversario de su regreso a Cuba, Granma lo llamó “parte esencial de la patria cubana de corazón caliente”.