Cuestionado jefe de seguridad de la UC fue desvinculado del club

La institución confirmó que finiquitó al trabajador, cuyo desempeño en el club había recibido muchas críticas, pero no quiso referirse sobre un presunto ilícito cometido por el ahora ex funcionario.

Por EL ÁGORA/ Foto: ARCHIVO

La barra de Universidad Católica estuvo involucrada en varios hechos violentos durante el desarrollo de los partidos en el 2022.

La responsabilidad de esos actos ha recaído en el jefe de seguridad de Universidad Católica, Alex Alvear, quien no mostró reparos en temas de resguardo pese al historial vandálico que se iba acumulando en la hinchada de la UC.

Este lunes fuentes del club confirmaron que Alvear fue desvinculado por su criticado desempeño, a lo que se sumaría una mala relación con algunos empleados e, incluso, jugadores. Cruzados admitió que no sigue en la institución, pero no se quiso referirse al motivo de su despido, que también estaría vinculado a un presunto ilícito cometido por el funcionario.

¿CÓMO SE HA COMPORTADO LA BARRA?

En abril de ese año, algunos de sus hinchas agredieron a simpatizantes de Colo Colo en San Carlos de Apoquindo, luego del empate ante los albos por el Campeonato Nacional. En las imágenes se puede ver que uno de los atacantes usó un rastrillo para intimidar.

Un mes después, en un encuentro válido por la Copa Libertadores en San Carlos de Apoquindo, lanzaron una bengala que le cayó a un niño de 10 años, hincha del equipo brasileño. Por dicho acto, la Conmebol sancionó al club con una multa de 60 millones de pesos y no le permitió ocupar la tribuna Ignacio Prieto.

Los hechos vandálicos siguieron. En agosto del 2022, antes de una actividad que preparó la institución por el cierre de su recinto deportivo, un grupo de hinchas invadió la cancha y no permitió que el partido entre la UC y Audax Italiano terminara. Además, robaron parte de las instalaciones e ingresaron sin tickets. El club descubrió a 40 personas que, finalmente, recibieron diferentes sanciones que van «desde los seis meses hasta los 8 años sin ingresar al estadio y que, en promedio, implican un castigo de 5 años a este grupo de individuos».

Un mes más tarde, en un partido válido por la Copa Chile en el estadio Elías Figueroa Brander de Valparaíso, parte de la barra de «Los Cruzados» lanzaron una bengala al portero de Universidad de Chile, Martín Parra, por lo cual el partido fue suspendido.