Decretan prisión preventiva para ocho acusados de cometer secuestros

Otros cuatro imputados no recibieron la medida cautelar, pero quedaron detenidos a la espera del dictamen de la Corte de Apelaciones ante una apelación del fiscal. Según la PDI existe un aumento en este tipo de delitos.

Por SERGIO ANTONIO JEREZ / Foto (referencial): ATON

Ocho de los doce detenidos acusados de formar parte de una banda dedicada a los secuestros en la Región Metropolitana, quedaron en prisión preventiva por el tiempo que dure la investigación, en tanto los otros cuatro imputados seguirán detenidos mientras la Corte de Apelaciones deciden sobre la apelación presentada por el fiscal.

Los cargos imputados a ocho de los doce detenidos son de secuestro extorsivo, un caso de secuestro con homicidio, tenencia ilegal, armas y droga. A los otros cuatro se les acusa de asociación ilícita y microtráfico.

Según la información de Radio Bío Bío, desde la Fiscalía de Análisis Criminal Centro Norte aseguraron que existen nexos con bandas internacionales, ya que en cinco casos acreditados en la capital, las llamadas para ejercer presión a los familiares de las víctimas, se realizaron desde el extranjero.

El accionar de esta banda apuntaría a dos sistemas. El primero con mujeres encargadas de “seducir” a las víctimas y la segunda a través de la irrupción violenta y armada. Según el fiscal Alfredo Cerri, dos de los casos indagados despiertan especial atención, ya que las víctimas no han sido encontradas.

PDI: UN DELITO EN CRECIMIENTO

Un informe de la Policía de Investigaciones (PDI), de octubre recién pasado, señala que el delito de secuestro ha tenido un crecimiento en los últimos años. De hecho, la PDI debió crear la Brigada en contra de Secuestros e Investigaciones Especiales.

Justamente, la policía civil se encuentra preparando el encuentro anual con la Comunidad Internacional Policial contra el Secuestro y Extorsión, Cipse 2022, que se realizará este diciembre, en el cual ha ejercido la secretaría ejecutiva durante dos años, y que reúne a policías de 30 países.

La instancia permite proyectarse como referente en la investigación de delitos complejos y crimen organizado transnacional, con el objetivo de mejorar la coordinación con policías de la región ante la amenaza de nuevos modus operandi que buscan instalarse en nuestro país.

Si bien la PDI recibió entre los años 2016 y 2020 denuncias de secuestro, principalmente por motivos ligados a drogas, entre el 2021 y 2022, la mayoría de los casos fueron catalogados como «con otros fines». Y en lo que va del presente año, de acuerdo a las estadísticas de la BIPE, el 56% de las incidencias corresponderían a esa categoría.

El subprefecto Hassel Barrientos, jefe de la BIPE, existe un crecimiento en la cantidad de denuncias registradas. «Hay un punto de inflexión desde el año pasado hasta ahora con un aumento en la concurrencia de este tipo de delitos que queda reflejado en las estadísticas».

Los secuestros registrados han sido realizados por bandas dedicadas a esta metodología que, según los datos, desde el año pasado aumentaron los casos de extranjeros involucrados en este delito versus a los detenidos chilenos que tuvieron un alza menor. Del total de los casos denunciados en lo que va del año –fines de octubre-, 22 de los 41 casos fueron concretados por individuos provenientes de otros países, principalmente de Venezuela y Colombia.

«Hay una variación en la dinámica delictual utilizada, sobre todo por estas bandas que se dedican al secuestro, se trata de ciudadanos extranjeros que ingresan por pasos fronterizos no habilitados, con condición migratoria irregular», señala el subprefecto Barrientos, agregando que “hemos tenido que innovar con ciertas técnicas con el Ministerio Público para desbaratarlas, ya que cuentan con un nivel de complejidad distinto”.