Denuncian agresiones sexuales en academias militares de Estados Unidos

Una encuesta anónima concluye que una de cada cinco alumnas ha sido abusada.

Por ANDRÉS ALBURQUERQUE / Foto: ARCHIVO

El Departamento de Defensa de Estados Unidos recibió 155 informes formales de agresión sexual en tres academias militares durante el año escolar 2021-22, aunque los funcionarios sospechan que cientos más no fueron denunciados.

La cifra proviene de una encuesta anónima, pero obligatoria, realizada en las academias de servicio para abordar la probabilidad de que muchos hombres y mujeres jóvenes sean reacios a denunciar agresiones sexuales o acoso, un problema que ha plagado a las fuerzas armadas durante años.

Alrededor de 12.700 estudiantes están matriculados en la Academia Militar de West Point (foto principal), la Academia Naval y la Academia de las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos. Estas escuelas se consideran campos de entrenamiento para formar a los futuros líderes del Ejército.

La encuesta reveló que el 21,4 por ciento de las estudiantes y el 4,4 por ciento de los estudiantes indicaron que habían sufrido contactos sexuales no deseados, desde manoseos hasta violaciones, en el último curso escolar, lo que podría significar que más de 1.100 estudiantes fueron víctimas, pero sólo el 14 por ciento de los cadetes y guardiamarinas denunciaron el incidente a las autoridades militares, según estimaciones del Departamento de Defensa.

Los sombríos datos también revelaron un descenso significativo en la percepción de confianza hacia los altos mandos de las academias. Cuando se les preguntó si confían en que el sistema militar protegerá su privacidad y los tratará con “dignidad y respeto” después de un presunto incidente, sólo el 59% de las mujeres expresaron confianza, en comparación con el 72% en el año escolar 2017-18; sólo el 76% de los hombres estuvieron de acuerdo, en comparación con el 83% en el año académico 2017-18.

La encuesta reveló también que los presuntos agresores eran con mayor frecuencia compañeros del mismo curso. Los casos de agresión sexual tuvieron lugar dentro y fuera de los terrenos de la academia, desde un dormitorio hasta una fiesta, y la mayoría de las veces se produjeron fuera del horario de servicio, en fin de semana o en días festivos.

Los estudiantes de la comunidad compuesta por lesbianas, gays y bisexuales tenían muchas más probabilidades de sufrir contactos sexuales no deseados que sus compañeros heterosexuales.