Denuncian el asesinato de 43 personas que recogían trufas en Siria  

El ataque fue presumiblemente cometido por células del Estado Islámico contra una mayoría de civiles desarmados.

Por EL ÁGORA / Foto (referencial): TWITTER

Presuntos combatientes del grupo Estado Islámico mataron el domingo al menos a 43 recolectores de trufas y cinco pastores de ovejas, en los últimos ataques de los yihadistas en el país devastado por la guerra.

Rami Abdel Rahman, del Observatorio Sirio por los Derechos Humanos (OSDH), con sede en Gran Bretaña, declaró que el grupo yihadista “mató a las personas el domingo, mientras recogían trufas en el desierto, al este de Hama”.

En esas zonas desérticas se produce en forma natural el preciado hongo. La trufa del desierto, que se recoge de febrero a abril, se vende en Siria a un precio de hasta 25 dólares el kilo (el salario medio mensual es de unos 18 dólares).

El OSDH agrega que entre las víctimas fatales hay 19 civiles y 17 miembros de la milicia progubernamental Fuerza de Defensa Nacional. Durante la temporada de recolección de trufas es habitual que se produzcan este tipo de incidentes, debido a que para obtener el producto muchos ciudadanos se adentran en áreas desérticas donde hay radicales o minas sembradas en los caminos.

En otro incidente, cinco pastores murieron en Buqrus, en la región siria de Deir Ezzor, en el este, a manos de yihadistas del Estado Islámico montados en motocicletas, agregó el OSDH. Otros dos pastores fueron secuestrados. Cerca de esta localidad, además, fueron hallados los cadáveres en descomposición de otros dos recolectores.

Desde febrero, más de 200 personas, en su mayoría civiles, murieron tras ataques de Estado Islámico o víctimas de minas dejadas por los extremistas.

Si bien Estado Islámico perdió en marzo de 2019 los últimos territorios que dominaba en Siria, sus células siguen presentes en zonas desérticas, desde donde lanzan ataques sorpresa.

Siria está sumida en una grave crisis económica y cerca del 90 por ciento de la población vive por debajo del umbral de la pobreza, en momentos en que la nación vive además su peor crisis humanitaria desde el estallido del conflicto armado, hace casi 12 años.