Deportes Valdivia

Deportes Valdivia pelea por la esperanza de conservar la categoría

Deportes Valdivia pelea por la esperanza de conservar la categoría

Salvado de retornar a la Segunda División del fútbol chileno a causa del estallido social, el cuadro del Calle-Calle debe lograr una suma respetable de puntos para mantenerse en la Primera B. Tras el receso por la pandemia, es notorio que el equipo experimentó una mejoría en su juego, pero desgraciadamente sigue perdiendo puntos en los minutos finales.

Por GERARDO SILVA

Parece ser que el estallido social de 2019 sólo postergó la agonía y el descenso definitivo de Deportes Valdivia. Es cierto: ha mostrado mejorías sustantivas en su funcionamiento colectivo y no es superado con amplitud por sus rivales, como lo era hasta antes de la revuelta popular de octubre pasado.

Recordemos que se suspendió el torneo y se optó por que nadie descendiera. Un tremendo balón de oxígeno para este equipo sureño que estaba con su suerte echada. Pero lo cierto es que, para salvar la categoría, debe conseguir una cantidad importante de puntos, y con todo esto de la pandemia tampoco ha podido sacar ventajas en su preparación para enfrentar un torneo tan importante para sus pretensiones de mantenerse en la Primera División B del fútbol chileno. 

Hemos podido observar un equipo muchísimo más ordenado desde lo táctico, tratando de encontrar los equilibrios en todos los sectores de la cancha y así se ha mostrado bastante bien, pero no le alcanza para obtener los resultados que necesita. Los segundos tiempos parece no aguantarlos desde el punto de vista físico y, si bien es cierto hace un desgaste importante y logra ponerse en ventaja, le cuesta una enormidad poder sostenerla hasta el final. Así las cosas ha dejado muchos puntos en el camino, prácticamente en  los descuentos o más bien en los minutos adicionales de cada partido. 

Esto genera presión y angustia. Sus dirigentes buscan alternativas para ayudar a que el equipo logre sostener los resultados y ofrecen soluciones como, por ejemplo, un ayudante técnico con mayor experiencia. Así lo hizo saber Jorge Salazar, presidente de la institución, lo que sin duda debe herir susceptibilidades al interior del cuerpo técnico. Y esta situación, lejos de calmar las aguas en un camarín que debe estar absolutamente colapsado, genera una presión extra.

Los futbolistas necesitan contención psicológica, mucho apoyo emocional y, por sobre todas las cosas, sentir que todo su entorno asume que será un año difícil hasta el último minuto. Cuando todos los estamentos del club reconozcan esto y entiendan que los momentos difíciles  se  sacan adelante con esfuerzo, sacrificio, disciplina y voluntad, y todos pongan su granito de arena, seguramente empezará a mejorar su suerte. 

Mientras el directorio dice haberlo entregado todo en una suerte de eximirse de responsabilidades, el técnico, que se ve un hombre serio, responsable, decente y consciente de lo que está sucediendo, debe convivir con esta y muchas presiones más. 

Bajo mi perspectiva, es fundamental que todos unidos enfrenten sus miedos y propongan un fútbol ofensivo que le permita sumar de a tres para ir saliendo del fondo de la tabla paulatinamente. Por ahora, yo no miraría la tabla acumulada. Trataría de jugar para instalarme en los primeros lugares del torneo 2020. 

Si se focalizan en eso y logran estar en la parte alta de la tabla, observarán con mayor optimismo la tabla de coeficiente acumulado. 

Particularmente no soy un iluso y tampoco quiero ofrecer un comentario alentador a todos los seguidores de Deportes Valdivia. Dirigentes, cuerpo técnico, jugadores e hinchas saben exactamente en lo que están metidos, y también conocen que existe una sola forma de salir de este apremiante y angustiante momento. No es tiempo de buscar responsables, sino más bien de buscar soluciones todos juntos para beneficio de esta linda institución. 

Aunque se ve difícil, siempre existe un punto de inflexión donde puede empezar a cambiar todo. Por ahora, y sólo por ahora, Deportes Valdivia está cayendo a la Segunda División Profesional.