Deshielos inundan la capital de Alaska

Una mansión y dos edificios quedaron inutilizables luego de que el agua socavara sus cimientos.

Por EL ÁGORA / Foto: TWITTER (X)

Juneau, la capital del estado de Alaska, afronta la peor inundación de su historia.

Los deshielos producto de las altas temperaturas de este verano ha destruido casas, mansiones y edificios, y ha desplazado a miles de residentes.

Las inundaciones por “estallidos glaciares” han ocurrido todos los años desde 2011, pero este año fue claramente el peor. El río Mendenhall erosionó sus orillas en cuestión de horas, socavando algunas casas y enviando al menos una directamente al río.

 

Aún no está claro cuántas casas y mansiones fueron destruidas o cuántas personas han debido ser refugiadas y enviadas a otras zonas.

El domingo, un edificio de seis viviendas seguía en pie, pero una de sus esquinas colgaba precariamente de una pronunciada pendiente. El edificio vecino colgaba en el aire, pues sus cimientos fueron arrastrados por la furia de la corriente.

Las autoridades municipales informaron el lunes que habían decretado una emergencia local después de que la inundación destruyera los edificios (ahora con carteles que rezan “inseguros para la ocupación humana”), mientras otras casas siguen en riesgo.

Una actualización del Servicio Meteorológico Nacional describió que las inundaciones representan un récord absoluto para cursos de agua y zonas bajas, junto con desbordamientos “en áreas que nunca antes sufrieron inundaciones”.

La cresta de 4,56 metros fue mucho más allá de cualquier cosa Juneau ha visto antes de sus inundaciones anuales de estallido, que comenzaron en 2011. “No hay comparación: estamos 60 centímetros por encima de nuestro récord, establecido en 2016”, dijo la meteoróloga Nicole Ferrin, del Servicio Meteorológico Nacional en Juneau.