Día del Bombero: 173 años de abnegación y sacrificio

El 30 de junio de 1851 se fundó el Cuerpo de Bomberos de Valparaíso, el primero de nuestro país. En 1962, el Presidente Jorge Alessandri decretó que en la fecha se celebrara a los voluntarios que no sólo combaten los incendios, sino que están siempre dispuestos frente a cualquier emergencia.

Por CRISTIÁN CARRIÓN N. / Foto: ARCHIVO

Este domingo 30 se celebra el aniversario número 173 de la fundación el primer cuerpo de bomberos de nuestro país, una de las instituciones más valoradas por la ciudadanía y que opera de manera absolutamente voluntaria, lo que se refleja en el 98% de aprobación que recibe en forma transversal.

La creación del Cuerpo de Bomberos de Valparaíso, el primero en el país, ocurrió el 30 de junio de 1851. Ese día y desde aquella fecha, es utilizado como reconocimiento a la labor que realizan los bomberos voluntarios a lo largo de todo Chile, una labor cada vez más importante, eficiente y clave para resolver muchas de las emergencias que se producen en el país.

Lo anterior dio pauta para que en 1962 el presidente Jorge Alessandri Rodríguez decretara el 30 de junio como Día Nacional del Bombero.

La historia cuenta que en 1851, un incendio en una cigarrería en Valparaíso se comienza a propagar rápidamente. Vecinos y el mismo intendente de la época, Manuel Blanco Encalada, participan en las tareas de salvamento, mientras el fuego arrasaba bodegas, casas y rancheríos.

Tras eso, al día siguiente, el Diario El Mercurio de Valparaíso publicó un artículo sobre la “necesidad de organizar de antemano el trabajo de los incendios”, llamado que encontró un sentido en la ciudadanía.

Luego de varias reuniones y avances y a través del mismo diario regional, se convocó al Primer Cuerpo de Bomberos de Chile. Fue así, como el 30 de junio de ese año comenzó a operar oficialmente, aunque sólo con cuatro compañías.

GERMÁN TENDERINI, EL PRIMER MÁRTIR

El 8 de diciembre de 1870, el voluntario Germán Tenderini asistió a la sesión de su compañía, recibiendo nuevamente el aprecio y confianza de sus camaradas, quienes lo reeligen como teniente tercero.

Germán Tenderini Vacca, el primer mártir de los bomberos de Chile.

En la noche de ese día, comenzaron a sonar las campanas de emergencia de bomberos en la capital.

El incendio se había originado en el Teatro Municipal, después de una función de la cantante lírica Carlota Patti.

Los relatos cuentan que cuando el espectáculo llegó a su fin, el telón al caer rompió con sus extremos una cañería de gas de alumbrado. El personal del teatro recorrió todo el escenario buscando el sitio exacto de la avería. Se sospechaba que la llama de un farol encendió el gas acumulado.

Todos los elementos que se encontraban sobre el escenario eran altamente inflamables, por lo que el fuego se propagó con mucha rapidez.

Al rescate concurrieron, entre otros, el teniente Germán Tenderini y el voluntario Arturo Villarroel, pertenecientes ambos a la Compañía de Salvadores y Guardia de Propiedad. Juntos a ellos se encontraba Santos Quintanilla, empleado del teatro, quien se había dirigido hacia el escenario intentando extinguir el foco del incendio.

Cuando el siniestro fue sofocado los voluntarios pasaron lista. El único que no respondió fue Tenderini.

Su cuerpo fue encontrado calcinado dos días después entre los escombros de Teatro Municipal.

Había muerto el primer mártir de Bomberos de Santiago en un acto de servicio, ocasión en la que Germán Tenderini protagonizó un acto de abnegación que marcó para siempre el camino de entrega y sacrificio que los bomberos, y también la ciudadanía, jamás deberán olvidar.