Celebramos el Día Internacional de la Lengua Materna

Instaurado el 17 de febrero de 1999,  fue declarado por la Unesco y adoptado por la Asamblea General de las Naciones Unidas. El Día Internacional de la Lengua se celebra el 21 de febrero.

Por SEBASTIÁN GÓMEZ MATUS / Foto: ARCHIVO

Es el lenguaje el que nos permite comunicarnos y el que ha hecho de este mundo lo que es. La importancia de la lengua no tiene límites y para estar en el mundo la lengua materna de cada persona es su anclaje, su modo de enculturación, el código que permite la experiencia vital. Cuando digo lenguaje también pienso en el lenguaje de señas, que hace el puente para las personas sordomudas. Detrás del lenguaje de señas también hay una lengua materna.

Nunca se tiene lo suficientemente claro la importancia de las palabras, cómo utilizamos el lenguaje, sobre todo en esta época llamada visual. Como dijo alguna vez la poeta C. D. Wright: “O utilizas el lenguaje o eres utilizado por el lenguaje”. O como lo dijo Wittgenstein: “Los límites de mi lenguaje significan los límites de mi mundo”. En otros términos, el uso del lenguaje tiene que ser un uso reflexivo y crítico de sus convenciones.

Para celebrar este día organizado por la Unesco, se plantearon tres ejes principales: potenciar la educación multilingüe como necesidad para transformar la educación en contextos multilingües desde la educación infantil y mucho más allá; apoyar el aprendizaje mediante la educación multilingüe y el multilingüismo en contextos globales cambiantes y en situaciones de crisis, incluidos los contextos de emergencia, y revitalizar las lenguas en vías de desaparición o en peligro de extinción.

Estas líneas están interconectadas y sus objetivos son bastante claros. Hemos perdido demasiadas lenguas, lo que quiere decir que hemos perdido culturas. Al mismo tiempo, el multilingüismo combate la hegemonía de algunas lenguas, como es el caso del inglés, por ejemplo. Antes fue el francés. Antes fue el latín. La cifra es escandalosa, pero en todo el mundo “el 40% de la población no tiene acceso a una educación en una lengua que hable o entienda”.

El multilingüismo contribuye a que las sociedades sean más integradoras e inclusivas, sobre todo con el contexto sociopolítico que proponen luchas como el feminismo y los procesos decoloniales, por ejemplo.

En Chile, el mapuche debería ser una lengua que aprendamos en las aulas desde niños, y también otras lenguas. Al mismo tiempo, la idea de “lengua materna” está siendo cuestionada desde el por qué tiene que ser materna, ¿qué pasa con el padre? En Francia, por ejemplo, desde algunos feminismos se emplea el término “lengua primera”.

Por supuesto, todas estas discusiones y reflexiones, se hacen en una lengua o en varias. De allí la importancia de este día.