Discográficas se querellan contra Twitter por violación a la propiedad intelectual

Entre los denunciantes se encuentran las gigantes Sony Music y Universal, que esperan obtener millones de dólares para sus artistas.

Por EL ÁGORA / Foto: ARCHIVO

Una veintena de grandes discográficas, entre ellas las gigantes Universal y Sony Music, se querellaron contra Twitter en un tribunal de Estados Unidos, por beneficiarse de las composiciones de sus artistas en lo que considera una “violación masiva de la propiedad intelectual, que perjudica a los creadores musicales”.

Las discográficas interpusieron la demanda por la vía civil contra X Corp, la empresa del multimillonario Elon Musk que engloba a Twitter, en un tribunal de Nashville (Tennesee), y reclaman un juicio con jurado para obtener compensaciones por millones de dólares por las obras sujetas a infracción.

Según el documento, Twitter usa los repertorios musicales y de video de las denunciantes para “atraer y retener” a usuarios e impulsar sus interacciones, lo que “alimenta el lucrativo negocio publicitario” de la red social, “a costa de los autores y en detrimento de sus” composiciones, protegidas por derechos de copyright.

“Twitter ha rechazado las llamadas a obtener licencias u otros acuerdos necesarios para poder usar legalmente las composiciones musicales en su plataforma”, agregan las empresas, que señalan que otras redes sociales como TikTok, Facebook, Instagram, YouTube y Snapchat sí pagan por el uso de esas obras.

La demanda se refiere solo al estado de Tennessee, donde se ubica Nashville, una de las capitales mundiales de la música, ya que es sede de muchas de las denunciantes y de los artistas afectados, señala.

Las discográficas, a través de su patronal National Music Publisher’s Association (NMPA), aseguran haber gastado “tiempo y recursos importantes en identificar” las obras sometidas a infracción y las violaciones de copyright específicas, y dicen haber notificado a la red social la existencia de unos 300 mil tuits ilícitos.

Twitter fue adquirida el año pasado por Musk, quien durante meses ha hecho cambios para intentar monetizar los servicios de la red social y aumentar sus ingresos, al tiempo que recortaba en gastos como los de personal.