Ecuador, el actual monarca con el que debutará La Roja sub-20

Este viernes en Cali los dirigidos por Patricio Ormazábal iniciarán su participación en el Sudamericano de Colombia enfrentando a un rival que hoy mete miedo a cualquiera.

Por JOSÉ ROGGERO / Foto: ARCHIVO

Tal como a nivel adulto, el fútbol ecuatoriano juvenil ha crecido a pasos agigantados en los últimos años y hoy es mirado con sumo respeto, incluso por las potencias sudamericanas, y llega a cualquier torneo con ambiciones mayores.

Tal es así, que el rival de este viernes (21:30 hora chilena) de La Roja sub-20 en el Sudamericano de Colombia es el actual campeón zonal, título alcanzado en el campeonato realizado en Chile en 2019 que le permitió competir ese mismo año en el Mundial de Polonia, en el que remató en tercero.

Ambas campañas no fueron un relumbrón, sino que la consolidación de un proceso formativo que arrancó hace casi 40 años y que tuvo un primer premio en el sudamericano de 2017, cuando de local la “Tri” remató segunda.

Peor rival para debutar no pudo tocarle a la selección que dirige Patricio Ormazábal. Sus pupilos ya sufrieron en carne propia el poderío ecuatoriano. En octubre pasado, en los Juegos Odesur, recibieron en Paraguay un 1-2 engañoso. Es que Ecuador debió marcar una diferencia mayor gracias a su juego dinámico en todos los sectores y explosivo en el ataque. Solo malas definiciones impidieron una diferencia mayor que la conseguida gracias a tantos de sus atacantes Justin Cuero y José Klinger.

Ambos delanteros y otros siete compañeros que empezaron ese partido son parte de la nómina armada por el entrenador Jimmy Bran. Y aunque por el lado chileno no estuvieron sus mejores hombres, Lucas Assadi y Darío Osorio, nada asegura que este viernes en el Estadio Deportivo de Cali, con los dos azules en cancha, las mejores posibilidades estén con La Roja.

El único factor que puede conspirar contra los tricolores es la ausencia forzada de al menos seis jugadores que militan en equipos europeos -mayoritariamente belgas- y que no recibieron permiso para viajar a Colombia. Así, Bran perdió a Diego Almeida, central del Barcelona; Joel Ordóñez, central del Brujas; Alfred Caicedo, lateral izquierdo del Genk; Maiky de la Cruz, que ocupa el mismo puesto en el Stade Reims; Nilson Angulo, mediapunta del Anderlecht y Anthony Valencia, puntero derecho del Amberes.

El contingente presente en Cali solo pudo sumar desde el exterior al talentoso volante ofensivo del Ajax, Patrickson Delgado, y al medio defensivo Juan Sánchez, del Sporting Cristal.

Pese a tanta ausencia, la “Tri” igual tiene la ambición de, al menos, clasificar al Mundial de Indonesia. Gracias a su proceso formativo, el fútbol ecuatoriano es hoy una usina que provee constante recambio con jugadores marcados por un sello común que suma dinámica, potencia física, rapidez y habilidad.

Por eso, a cambio de los ausentes, el DT Bran dispondrá de ocho jugadores de Independiente del Valle y siete de Liga Deportiva Universitaria, clubes que han dejado huella reciente en Copa Libertadores y Copa Sudamericana.

Para sacar un buen resultado, La Roja deberá primero plantear un esquema cuidadoso que tape cualquier resquicio por donde se cuelen los veloces extremos y laterales tricolores, y que logre controlar el balón para recién pensar en cómo perforar la portería de un rival al que antaño se desequilibraba con un empellón y al que ahora hay que aguantarlo para no acabar en el suelo.