Universidad Católica desequilibró el duelo con San Luis a pocos minutos del último pitazo

El bicampeón sufrió, pero ganó a su bestia negra

Tres goles pudo hacer Universidad Católica en los primeros cinco minutos de juego, pero debieron pasar otros ochenta para que se concretara su lógica superioridad de bicampeón contra un equipo que lucha por evitar el descenso. Al finalizar el primer tiempo el marcador seguía en blanco y más de alguna duda se instalaba entre los jugadores, los técnicos y los seguidores cruzados, pensando si no volvería a ocurrir lo mismo que en los últimos torneos, cuando San Luis los complicó y les amargó tarde con inusitada frecuencia.

Un arquero despierto, una defensa ordenada y un notable sacrificio colectivo les sirvieron a los quillotanos para mantener el equilibrio en el marcador, aunque no fueran muchas las situaciones creadas para dar la sorpresa. Con entrada permanente por su sector derecho, donde se juntaban con acierto el puntero José Pedro Fuenzalida, el volante Enzo Kalinski y el lateral Stefano Magnasco, la UC insinuó un desequilibrio que tardó mucho en concretarse.
Las miradas de la multitud que llenó San Carlos de Apoquindo se centraban en la habilidad de Diego Buonanotte y el empeño de Santiago Silva, el reputado reemplazante del goleador Nicolaás Castillo en el ataque local. Pero nada conmovió en la primera etapa al sólido planteamiento de los canarios.
En la segunda etapa hubo media hora de notorio equilibrio, interrumpido por un zurdazo rasando de Buonanotte contenido por el arquero Matías Cano, una de las figuras del partido. Buenas actuaciones cumplieron también los centrales Sebastián Ramírez y Domingo Morales, que formaron una compacta barrera con los laterales Rodrigo González, muy veloz, y Felipe Saavedra, de muy buena técnica.

Fueron la fortaleza física y la riqueza de la banca los factores que determinaron la victoria de Universidad Católica. Con los ingresos de Carlos Espinoza y Fernando Cordero, ajustó mejor la precisión en el juego, mientras paralelamente se notaban los signos de cansancio en los jugadores quillotanos, incluyendo a su arquero, que sufrió calambres.

Un penal cometido por Fernando Saavedra a Diego Buonanotte, a pocos minutos del final, le permitió al propio afectado anotar desde los doce pasos el único gol del partido y lastimar a la bestia negra que amenazaba con dejarlos nuevamente con sabor amargo.

PORMENORES

CANCHA: Estadio san Carlos de Apoquindo.
PÚBLICO: 12.000 personas, aproximadamente.
ARBITRO: Carlos Ulloa.

U. CATÓLICA (1): C. Toseli; S. Magnasco, G. Lanaro (76’, B. Kuscevic), G. Maripán, A. Parot; E. Kalinski (62’, F. Cordero), C. Fuentes, D. Buonanotte; J. Fuenzalida, S. Silva y R. Noir (72’, F. Cordero). DT: Mario Salas.

SAN LUIS (0): M. Cano; R. González, S. Ramírez, D. Morales, Fel. Saavadra; B. Leal, G. Aban (76’, J.P. Gómerz), A. Césped, B. Sagredo; C. Escobar (62’, Fdo. Saavedra) y A. Fiorino. DT: Miguel Ramírez.
Tarjetas Amarillas: Aban, Leal y Fdo. Saavedra (SL).