Sin descanso: el calendario de lo que viene para la Roja

Con los ecos del bicampeonato de América aún resonando en el ambiente, el nuevo estatus de la Selección Chilena le confiere una serie de responsabilidades como campeón subcontinental. Por de pronto, deberá salir a confirmar la clasificación al Mundial de Rusia 2018, tarea que le demandará atención este y el próximo año, cuando deba disputar los 12 partidos restantes del proceso.

Lo que queda de 2016 ofrece desplazamientos a Paraguay, Ecuador y Colombia y juegos de local frente a Bolivia, Perú y Uruguay. A priori, la obtención de nueve puntos como local asoma como una tarea abordable, al igual que la captura de –al menos- cuatro unidades en los duelos como visitante.

En este mismo camino, 2017 se abre con la visita a Buenos Aires y el partido ante Venezuela. Tras ello, un paréntesis hasta septiembre postergará el desenlace de la clasificatoria sudamericana. Pero Chile no descansará y por undécimo año consecutivo: la base de jugadores nacionales (Bravo, Medel, Jara, Isla, Vidal, Beausejour y Sánchez, entre otros) afrontará un desafío inédito para los nacionales. Esta vez no serán eliminatorias, ni Copa América, ni Mundial.

Por vez primera Chile se medirá ante los campeones continentales en la décima versión de la Copa de las Confederaciones, a la que nuestro representativo arribará tras haber conseguido la corona de América en 2015 (y haberla revalidado recién, por si las dudas). En aquel torneo, que sirve como antesala a la Copa del Mundo, la Roja se codeará con Alemania (campeón del Mundo), Rusia (anfitrión) y los campeones subcontinentales: México (CONCACAF), Nueva Zelanda (Oceanía), Australia (AFC) y Portugal (UEFA).

Sólo resta por conocer al representante de África (que se define en la Copa Africana de Naciones que se disputará entre enero y febrero del próximo año en Gabón). Por el momento, el fixture ha despejado algunas interrogantes y Chile se medirá ante el campeón del mundo o el anfitrión en su grupo, mientras que los otros dos rivales saldrán entre México, Nueva Zelanda, Australia y el campeón de África.

El torneo finalizará el 2 de julio de 2017 y tras ello se retomarán las clasificatorias con los últimos cuatro partidos que separan a los nacionales del mundial de Rusia: Paraguay (como local), Bolivia (de visita), Ecuador (local) y Brasil (visita).

También hay que marcar un espacio en el calendario para la repesca continental, que ofrecerá la posibilidad de llegar al mundial a quien supere el enfrentamiento ida y vuelta entre el quinto clasificado de la CONMEBOL con el ganador de la zona de Oceanía (noviembre de 2017)

Finalmente, marzo de 2018 arrojará los últimos grandes destellos de esta generación de futbolistas, que tendrá en la tercera versión Copa Artemio Franchi la posibilidad de engrandecer el palmarés nacional. En este torneo Chile y Argentina se medirán frente al Portugal y Francia (campeón y subcampeón europeo respectivamente) en la ciudad de Milán, Italia.

El formato es simple: Chile jugará ante Francia, mientras que Argentina lo hará ante el Portugal, los ganadores van por la copa (ganada en 1985 por Francia y en 1993 por Argentina) mientras que los perdedores disputan el tercer lugar.

La cita, que honra la memoria de un fallecido dirigente, quien fue presidente de la Federación Italiana de Fútbol, será una previa de lujo con miras al Mundial de Rusia, al que aspira llegar la Selección Chilena, con la clara intención de animarla y colarse por primera vez en el extranjero en los cuartos de final de una Copa del Mundo.